AVISO IMPORTANTE


A partir del día 14 de junio de 2015, domingo, este blog dejará de ser actualizado como se ha venido haciendo hasta la fecha. La primera idea fue la de cerrar el blog, pero el deseo que que cuanto aquí se ha publicado pueda seguir siendo útil en el futuro, nos hace que mantengamos abierto el blog. Si tuviera alguna duda o quisiera hacer algún comentario, no tema hacerlo: seguiremos publicando cuantos comentarios se hagan y seguiremos contestando a las dudas que puedan surgir.
Gracias y hasta siempre.
Andrés Guerrero Serrano
-Homeópata-

martes, 27 de noviembre de 2012

Consumo prenatal de colina extra no refuerza el desarrollo cerebral de los bebés

(Extraído de Yahoo news)

Por Kerry Grens

NUEVA YORK (Reuters Health) - Un estudio revela que el

consumo adicional del nutriente colina durante el embarazo no

mejora el lenguaje y la memoria de los bebés.

"Consumir la cantidad recomendada de colina, que es 0,5

gramos por día en el embarazo, probablemente haga bien", dijo el

doctor Steven Zeisel, autor principal del estudio y profesor de

la University of North Carolina, en Chapel Hill. "Optar por

dosis más altas no garantiza más beneficios", agregó.

Los resultados contrastan los de ensayos previos con

animales, en los que se había demostrado que la colina mejoraba

el rendimiento de las crías de roedores en pruebas de memoria.

Las empresas que comercializan las píldoras de colina

aseguran que estos fármacos refuerzan "la salud cerebral" y de

otros órganos; 100 cápsulas de 250 miligramos (mg) cuestan 9

dólares.

La colina es un nutriente esencial que se encuentra en la

carne, el huevo y la leche. Durante el embarazo y la lactancia,

el bebé recibe grandes cantidades de colina. Zeisel estimó que

las mujeres que no tomaron los suplementos, ingerían dosis de

colina suficientes con la comida.

El equipo de Zeisel le indicó a 99 embarazadas consumir seis

píldoras por día, a partir de la semana 18 de gestación y hasta

el tercer mes después del parto.

Cincuenta mujeres recibieron píldoras placebo (con aceite de

maíz) y 49 recibieron píldoras con 833 mg de fosfatidilcolina,

una forma de colina.

Las píldoras de fosfatidilcolina sumaron 750 mg de colina

por día, lo que equivale al 170 por ciento de la dosis

recomendada para las embarazadas y al 140 por ciento de la dosis

diaria recomendada para las mujeres en período de lactancia.

Cuando los niños tenían entre 10 y 12 meses de edad, el

equipo les realizó una batería de test para evaluar la memoria

de corto y largo plazo, el lenguaje y el desarrollo general. Las

pruebas no revelaron diferencias entre los grupos, según publica

The American Journal of Clinical Nutrition.

Marie Caudill, profesora de la Cornell University, en Ítaca,

Nueva York, y que no participó del estudio, elogió la

realización del estudio, pero aportó varias explicaciones de la

diferencia entre los resultados de los experimentos con animales

y el nuevo estudio.

Una posibilidad es que el seguimiento de los bebés no durara

lo suficiente para detectar diferencias en sus capacidades.

"Los estudios con animales habían demostrado (que)

suplementar la dieta materna con colina extra durante el

embarazo tiene efectos duraderos en la función cognitiva en la

cría adulta y previene el deterioro cognitivo asociado con la

edad", dijo Caudill.

Además, el tipo de colina utilizado (fosfatidilcolina) no

sería tan efectivo como la colina. (El equipo no utilizó colina

porque produce un olor corporal similar al del pescado).

Por otra parte, los test no serían "suficientemente

desafiantes", dijo Caudill. Y Zeisel coincidió en que, quizás,

mientras los niños crecen y empiezan a tener un proceso mental

más complejo, sería más simple determinar si un niño posee una

deficiencia o una fortaleza.

Por ahora, el autor consideró que no hay motivo para

utilizar los suplementos durante el embarazo y aumentar el

consumo de colina. Y aconsejó que las mujeres lean las

recomendaciones del Departamento de Agricultura de Estados

Unidos sobre la cantidad de colina que deben ingerir a través de

la alimentación.

FUENTE: The American Journal of Clinical Nutrition, 7 de

noviembre del 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada