AVISO IMPORTANTE


A partir del día 14 de junio de 2015, domingo, este blog dejará de ser actualizado como se ha venido haciendo hasta la fecha. La primera idea fue la de cerrar el blog, pero el deseo que que cuanto aquí se ha publicado pueda seguir siendo útil en el futuro, nos hace que mantengamos abierto el blog. Si tuviera alguna duda o quisiera hacer algún comentario, no tema hacerlo: seguiremos publicando cuantos comentarios se hagan y seguiremos contestando a las dudas que puedan surgir.
Gracias y hasta siempre.
Andrés Guerrero Serrano
-Homeópata-

miércoles, 30 de mayo de 2012

La homeopatía y su relación con la hipertensión

(Extraído de inmedicina.org)

La homeopatía es un sistema de medicina originado en la investigación del doctor Samuel Hahnemann, un médico y químico alemán del siglo XVIII. Dos factores primordiales motivaron su búsqueda de un método alternativo de tratamiento para sus pacientes. El primero fue la insatisfacción con la tendencia de la medicina ortodoxa a tratar los síntomas antes que a los pacientes como individuos. El segundo fue su rechazo de los bárbaros métodos de tratamiento que por aquella época estaban de moda. Las sangrías, purgas y los eméticos potentes (para provocar el vómito), estimulantes y sedantes estaban a la orden del día, junto con la cirugía, que todavía no conocía los beneficios de la anestesia y la higiene.

Como los naturópatas, Hahnemann consideraba que el cuerpo tenía una gran capacidad para curarse a sí mismo y consideraba los síntomas como una prueba de sus intentos para poner en práctica su capacidad de curación. En su famoso libro Órgano de medicina racional (1810) describió la fuerza vital que consideraba responsable del proceso de curación natural del organismo. También al igual que los naturópatas, estaba convencido de que la enfermedad era consecuencia de una falta de armonía interna y consideraba que el tratamiento debía tratar de restaurar el equilibrio entre los aspectos físicos, mentales y espirituales de la naturaleza humana.

Uno de los intereses de este médico fue la bioquímica. Utilizando una serie de remedios naturales derivados de animales, plantas y minerales y a sí mismo como cobaya, este médico redescubrió un principio de la medicina cuya validez se había reconocido desde la época de Hipócrates: el principio de que “lo mismo cura a lo mismo” (similia similibus curantur). Empezó a experimentar con los fármacos utilizados por aquel entonces, pero la diferencia es que, al autoadministrarse los fármacos, los utilizaba en una persona sana.

Descubrió que las sustancias que tomaba producían efectos semejantes a los síntomas que previsiblemente habría experimentado si hubiera sufrido la enfermedad en cuya curación se empleaban. La quinina, utilizada para el paludismo, fue el fármaco que eligió. Hahnemann tomó dosis considerables de quinina durante dos días y observó que sus extremidades estaban frías, que tenía sueño y estaba agotado, que la frecuencia de su pulso se aceleraba y que padecía palpitaciones. Se sentía ansioso, temblaba, tenía dolor de cabeza, sufría sofocos y tenía una sed extraordinaria. Al haber padecido previamente el paludismo, pudo confirmar que los efectos de la quinina se parecían mucho a los de la enfermedad.

Llegó a la conclusión de que la quinina dominaba la fiebre palúdica creando por sí misma fiebre y que los síntomas de la enfermedad no eran una prueba del paludismo en sí sino de la resistencia del organismo al paludismo. Recurriendo también a individuos voluntarios sanos para descubrir si este principio se confirmaba en otros casos, comprobó que un fármaco que provocaba determinados síntomas en personas sanas era el fármaco de elección para tratar aquellos síntomas cuando el paciente caía enfermo

Al igual que la vacuna con una pequeña cantidad por ejemplo, de toxoide tetánico aumenta la producción de anticuerpos de nuestro sistema de defensas inmunológico dispuestos a luchar frente a una nueva invasión de la bacteria del tétanos, los remedios homeopáticos estimulan la capacidad de curación inherente a nuestro organismo. Este médico también descubrió que, cuanto más pequeña era la dosis, mayor era el efecto. Se han propuesto diversas teorías para justificar esta aparente anomalía, y la explicación parece guardar relación con el método utilizado en la preparación de los remedios.

Las “tinturas madre” extractos alcohólicos de la planta, mineral u otra sustancia utilizada se elaboran y diluyen repetidas veces (es decir, se trituran) 100 veces. La primera dilución se denomina 1C; la segunda, 2C, es una dilución de 100 veces de la primera, es decir, la tintura original diluida 10.000 veces. Después de cada dilución la preparación se agita enérgicamente con la mano o con la ayuda de una máquina. Se considera que este proceso “potencia” el remedio que se prepara, probablemente aumentando la energía molecular de la sustancia activa que contiene. Lo que el paciente recibe finalmente es la sustancia activa a una concentración muy baja pero en un estado de energía elevada.

Además de llevar a cabo una historia minuciosa, los homeópatas plantean diversas preguntas que pueden parecer irrelevantes. Es posible que deseen conocer si los síntomas son más molestos en la estación fría o cuando el paciente toma leche o si el paciente siente miedo a la oscuridad, los ruidos fuertes o las tormentas. También se atribuye mucha importancia a la personalidad, aspecto físico, color del cabello, color de la piel, etcétera. Los homeópatas necesitan esta información para que los remedios que utilizan se correspondan tanto como sea posible a la persona que tratan. Ésta es la razón de que los mismos síntomas —por ejemplo, estornudos, fiebre y dolor de garganta en tres pacientes muy diferentes puedan ser tratados con diferentes remedios, escogidos en cada caso para adaptarse al individuo como un todo. De forma parecida, pueden seleccionar el mismo remedio para tratar síntomas muy diferentes en pacientes de tipos similares.

Los posibles remedios para un problema como la hipertensión son muy variados, pero pueden incluir Naja, para la insuficiencia cardíaca y las palpitaciones; Gelsemium, para el vértigo y el mareo; Tabacum, para el dolor de cabeza matutino; Lycopodium, para los tobillos hinchados asociados con la insuficiencia cardíaca; Pulsatilla, para contribuir a la disminución de peso; y Aconitum, Spongia, Hepar Sulphur o Calcárea Ostrearum, para la tensión y la ansiedad.

Al igual que las plantas medicinales, es preciso que un homeópata prescriba los remedios indicados para enfermedades graves como la hipertensión y estos remedios no deben utilizarse como un autotratamiento

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada