AVISO IMPORTANTE


A partir del día 14 de junio de 2015, domingo, este blog dejará de ser actualizado como se ha venido haciendo hasta la fecha. La primera idea fue la de cerrar el blog, pero el deseo que que cuanto aquí se ha publicado pueda seguir siendo útil en el futuro, nos hace que mantengamos abierto el blog. Si tuviera alguna duda o quisiera hacer algún comentario, no tema hacerlo: seguiremos publicando cuantos comentarios se hagan y seguiremos contestando a las dudas que puedan surgir.
Gracias y hasta siempre.
Andrés Guerrero Serrano
-Homeópata-

domingo, 4 de marzo de 2012

Alternativas a los antibióticos, otra manera de sanar

(Extraído de hoymujer.com)

Una ligera infección... y recurrimos a ellos. Un error que hemos cometido demasiadas veces y está poniendo en riesgo nuestra salud y la de nuestros hijos. Pero hay solución. Con información y terapias naturales también nos podemos curar.

MUJERHOY - E. Pantoja

Los primeros cinco años de vida son el periodo más expuesto al uso innecesario de medicamentos. Un problema que se hereda en la edad adulta; aproximadamente 25.000 personas mueren cada año en Europa debido a infecciones por bacterias resistentes a los antibióticos, unos fármacos que están dejando de funcionar por culpa de su uso indiscriminado. Catarros, otitis, dolores de garganta… no siempre requieren que recurramos a ellos. De hecho, la receta para luchar contra estos males se compone, generalmente, de tiempo, paciencia y algunos remedios para aliviar las molestias. El dr. Miguel Ángel Hernández Rodríguez, coordinador del Grupo de Utilización de Fármacos de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria, y el homeópata Julio Brazales, nos ofrecen alternativas para no volver a fallar.
CATARRO

  • ¿Qué es? El resfriado común es una infección leve de las vías respiratorias causada por virus. Produce mocos, taponamiento nasal, dolor de cabeza y de garganta, lagrimeo, tos y fiebre.
  • ¿Hacen falta antibióticos? No. Los antibióticos no son eficaces contra los virus.
  • ¿Qué podemos hacer? Para el dolor de cabeza o la fiebre puedes tomar paracetamol. Conviene también beber agua e infusiones a menudo, ya que alivian el dolor de garganta y la tos seca; y hacer vahos que ayudarán a reblanceder los mocos. También puedes aplicar suero fisiológico o agua con sal en la nariz (se prepara 1 l de agua y una cucharadita de sal y se administra por la nariz con una jeringa o aspirando con cuidado). Evita toser y carraspear si no es para sacar mocos, porque al hacerlo puede aumentar la irritación y la tos (chupa caramelos sin azúcar para aliviarla). En tu farmacia o parafarmacia encontrarás la gama Resp Ok, de Puressentiel, en espray o bálsamo, que combina 19 aceites esenciales con propiedades antisépticas y calmantes que combaten los síntomas más molestos, como el taponamiento nasal, el goteo y los estornudos. También puedes recurrir a la homeopatía que posee remedios como Allium cepa, Dulcamara o Hepar sulphur (tu homeópata sabrá ajustar la dosis a tu caso específico). Y en niños, se puede emplear Gelsemium sempervivens (dos gránulos de dos a tres veces al día).
  • ¿Cuándo ir al médico? Si se sufre alguna enfermedad bronquial; si aparece algún síntoma diferente a los descritos, si el resfriado dura más de 10 días o la fiebre es muy alta.

CONJUNTIVITIS

  • ¿Qué es? Es la inflamación de la conjuntiva, una capa muy fina que cubre la parte blanca de los ojos y el interior de los párpados. Los síntomas son escozor o quemazón, sensación de arenilla, molestias al mirar a la luz, enrojecimiento y lagrimeo.
  • ¿Hacen falta antibióticos? Solo se usan antibióticos en las conjuntivitis de tipo bacteriano. Las virales se curan por sí solas en una o dos semanas y las de tipo alérgico se tratan con antihistamínicos en colirio.
  • ¿Qué podemos hacer? Limpia las secreciones del ojo con suero salino fisiológico y ponte compresas de agua fría (o un antifaz de gel frío) sobre los ojos cerrados para aliviar las molestias. A pesar de la cultura popular, no te laves los ojos con agua de manzanilla ya que suele contener polvo y partículas de suciedad. Pero sí puedes usar otros remedios naturales. Por ejemplo, en estos casos resulta muy efectivo tomar unas ampollas de Infoligo B, un preprarado que posee oligoelementos de efecto antiséptico, y el medicamento homeopático Fitovial 10, aunque el homeópata Julio Brazales se decanta por las propiedades de Euphrasia (también apta para niños) o Ruta. Si el niño presenta secreciones legañosas de color amarillo es mejor usar Pulsatilla.
  • ¿Cuándo ir a médico? Si los síntomas persisten más de tres o cuatro días; si te molesta mucho mirar a la luz; si el ojo cada vez duele más y en caso de que aparezcan vesículas en la piel cercana al ojo afectado o notes que no ves con claridad.

ANGINAS

  • ¿Qué son? Conviene diferenciar entre dolor de garganta y anginas. El primero, habitualmente, está provocado por virus y va acompañado de mucosidad, tos y fiebre. Se cura solos. Pero la amigdalitis o faringoamigdalitis aguda (las famosas 'anginas') sí está producida por una bacteria. Además del dolor, provoca fiebre alta, cefalea y molestia al tragar.
  • ¿Hacen falta antibióticos? En el caso de los dolores de garganta de origen vírico, el tratamiento está encaminado a paliar los síntomas. Sin embargo, en la faringoamigdalitis aguda sí se puede recurrir a ellos.
  • ¿Qué hacemos entonces? Se puede usar paracetamol para la fiebre o el dolor. También funcionan los remedios de la abuela como hacer gárgaras con agua con sal (una cucharadita de sal por vaso de agua) o con una infusión a base de malvavisco, nogal, agrimonia o tomillo. Tomar abundante líquido y chupar caramelos sin azúcar también ayuda, así como tomar propóleo rojo. La homeopatía te puede echar una mano con Belladona, Mercurius solubilis o Barita carbonica. En niños, si el dolor de garganta va acompañado de afonía, puedes usar Aconitum napellus y si los ganglios del cuello están hinchados, Mercurius corrosivus.
  • ¿Cuándo ir a médico? Si sufres fiebre superior a 38,5 °C, pus en la garganta, ganglios dolorosos, dolor intenso o erupciones en la piel, la visita al médico es ineludible. En niños, conviene consultar con el pediatra si sufre 'anginas' más de cuatro veces en un año.
OTITIS (DOLOR DE OÍDO)
  • ¿Qué es? El oído se divide en tres partes: externo (oreja y conducto auditivo hasta el tímpano), medio (o caja timpánica) e interno (donde se encuentran los receptores nerviosos). Cuando una de estas partes se inflama se llama otitis. El síntoma más habitual de la otitis externa es un dolor local que empeora cuando se toca o se mueve el lóbulo de la oreja. Si la inflamación es de todo el conducto externo, suele haber una supuración e incluso aparecen unas décimas de fiebre. La otitis media aguda también produce dolor y los síntomas son parecidos. Suele aparecer durante o después de infecciones respiratorias agudas. La otitis media serosa consiste en la acumulación de moco detrás del tímpano. Aparece también durante o después de un resfriado y el síntoma principal suele ser la sordera.
  • ¿Hacen falta antibióticos? El 80-90% de las otitis medias agudas están causadas por virus y se curan espontáneamente.
  • ¿Qué hacemos entonces? Si tienes dolor, puedes usar analgésicos como el paracetamol. En la otitis externa aguda o si presenta dolor o supuración de oído, evita la entrada de agua. En la otitis media aguda o serosa, no fumes (es un riesgo para ti y los que te rodean: los hijos de fumadores padecen más frecuentemente otitis medias agudas y otitis serosas). Mantén la nariz destapada con lavados frecuentes con agua con sal o suero fisiológico y mastica chicle sin azúcar ya que favorece la ventilación del oído medio, la eliminación del moco y disminuye la presión en dicha cavidad. En cuanto a los remedios homeopáticos, en las otitis la Pulsatilla o el Ferrum phosphoricum son muy efices. En el caso de los niños, si el pequeño se queja de dolor en el oído y es muy sensible al ruido prueba con Belladonna; y si siente punzadas de dolor que le hacen llorar súbitamente y presenta una secreción amarillenta, Hepar sulphur 30CH le irá bien, pero cuidado con la dilución, porque hay riesgo de perforar el tímpano. En bebés muy pequeños, el remedio más eficaz es Chamomilla.
  • ¿Cuándo ir al médico? Si el dolor es intenso o la fiebre alta. Además, si has sufrido otitis repetidas, te supura o notas pérdida de audición.

BRONQUITIS

  • ¿Qué es? La bronquitis aguda es una infección del árbol bronquial, compuesto por los conductos que llevan aire a los pulmones. Cuando estos se infectan, se hinchan y se forma mucosidad en su interior. Esta infección, casi siempre, es provocada por virus o por exposición a sustancias irritantes como el humo o la contaminación.
  • ¿Hacen falta antibióticos? Los antibióticos no son de ayuda en la mayoría de los casos. Sin embargo, si el médico considera que la bronquitis es provocada por una bacteria, es posible que los recete.
  • ¿Qué hacemos entonces? En la mayoría de los casos, la bronquitis desaparecerá por sí sola sin complicaciones, aunque la tos puede durar tres o cuatro semanas. Como en el caso de los resfriados, se recomienda evitar el frío y el tabaco, lavarse las manos con frecuencia, beber mucha cantidad de líquidos sin cafeína y sin alcohol y aumentar la humedad del ambiente. Para el dolor o la fiebre se puede tomar paracetamol. Recuerda que la tos es un mecanismo de defensa que ayuda a expulsar la mucosidad y a limpiar el árbol bronquial de forma más rápida, por lo que es mejor no inhibirla, tose sin vergüenza. El preparado de cápsulas Reishinua caps, rico en hongo reishi, un potente inmunomodulador y antihistamínico, puede ayudarte a acortar la duración de la infección. Los remedios homeopáticos Bryonia o Kali carbonicum también son efi caces. El Antimonium tartaricum es ideal para los niños. Y no dudes en recurrir a los vahos, si les añades el poder de la aromaterapia con cuatro gotas de aceite esencial de saro, alivirás tus vías respiratorias.
  • ¿Cuándo ir al médico? Si notas 'pitos' en el pecho; si tienes tos que produce sangre; si te sientes muy indispuesto y débil, hay fiebre alta y/o notas falta de aire (puede ser que estés desarrollando una neumonía).

CISTITIS

  • ¿Qué es? Esta infección es relativamente común en las mujeres porque el conducto por el que se vacía la orina de la vejiga al exterior (uretra) es más corto en ellas, lo que facilita que los gérmenes puedan llegar hasta la vejiga y producir una infección. Se puede infectar cualquier parte del sistema urinario, desde la uretra a los riñones, pero es más habitual que la infección se localice en la vejiga. La cistitis suele producir dolor al orinar, sensación de ardor o quemazón al orinar, necesidad de ir al baño con más frecuencia de lo normal, sentir ganas de orinar y no poder hacerlo, pequeñas pérdidas de orina, orina turbia o con mal olor.
  • ¿Hacen falta antibióticos? La mayor parte de las cistitis están provocadas por bacterias. Si el médico confirma el diagnóstico, te indicará un tratamiento antibiótico. Su duración depende del tipo de fármaco utilizado, de los síntomas y los antecedentes.
  • ¿Qué hacemos entonces? Aunque no podemos evitar el antibiótico, sí podemos ayudar al organismo a curarse más rápido con algunas medidas. Por ejemplo, toma por las mañanas, en ayunas, un vaso caliente de agua con zumo de limón e incluye en tus 2,5 l de líquidos diarios infusiones con arándano rojo (un vasito en ayunas y otro antes de dormir). También puedes tomar gayuba (40 gotas, tres veces al día antes de las comidas), una planta que posee efecto antiséptico y reduce los riesgos de renfección. La homeopatía recomienda en estos casos Cantharis (también muy útil con los niños) o Staphisagria. Y para calmar la molestias lávate con 10 gotas homeopáticas de caléndula diluidas en un vaso de agua.
  • ¿Cuándo ir al médico? Si las molestias persisten 48 horas, a pesar del tratamiento. Si sufres náuseas, dolor en la espalda, fiebre o sangre en la orina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada