AVISO IMPORTANTE


A partir del día 14 de junio de 2015, domingo, este blog dejará de ser actualizado como se ha venido haciendo hasta la fecha. La primera idea fue la de cerrar el blog, pero el deseo que que cuanto aquí se ha publicado pueda seguir siendo útil en el futuro, nos hace que mantengamos abierto el blog. Si tuviera alguna duda o quisiera hacer algún comentario, no tema hacerlo: seguiremos publicando cuantos comentarios se hagan y seguiremos contestando a las dudas que puedan surgir.
Gracias y hasta siempre.
Andrés Guerrero Serrano
-Homeópata-

viernes, 14 de diciembre de 2012

Un tercio de los españoles prefiere la homeopatía a la medicina convencional

(Extraído de Dragondigital.es)

Diaz Huerta Lechon Sancho

Las medicinas alternativas cada vez tienen más éxito entre la población. Una de estas alternativas es la homeopatía. Se caracteriza por el empleo de preparados naturales altamente diluidos que pretenden crear los mismos síntomas que sufre el paciente. Su premisa fundamental es “lo similar se cura con lo similar”. El Estudio sobre el Conocimiento y Uso de la Homeopatía demuestra que uno de cada 3 españoles ha usado este tratamiento alguna vez en su vida para aliviar o curar enfermedades.

La doctora Pilar Solsona practica la homeopatía en Zaragoza. Para ella, “No hay enfermedades, sino enfermos”. Para hacer un diagnóstico correcto desde el punto de vista homeopático, hay que observar al paciente, realizar una historia clínica completa, remarcar los síntomas raros, curiosos y particulares del paciente, relegando los síntomas comunes de la enfermedad a un segundo plano, considerando al paciente en su totalidad, en su entorno y contexto particulares a la vez que sus estados emocional y mental. Se valora también el posible origen emocional de la enfermedad, la causa desencadenante, tal y como afirma Solsona.

Este tipo de tratamiento se utiliza para tratar diferentes trastornos como: el dolor, depresión y ansiedad, alteraciones de la piel, ginecología, oncología… se especializa en edades infantiles y avanzadas. Pilar Solsona afirma que la homeopatía, al ser totalmente natural, es menos perjudicial que la medicina convencional, al carecer de productos químicos. Por eso existen diferencias claras entre la medicina general y la homeopatía. Por un lado, en la homeopatía, es el paciente el que se responsabiliza y se hace cargo de su estado de salud. Sin embargo, en la medicina convencional, el paciente responsabiliza directamente al sistema.

La homeopatía resalta la importancia del estado emocional y mental del paciente a la hora de prescribir un tratamiento, valorando el posible origen emocional de la enfermedad, mientras  que la medicina química ignora el estado emocional y mental del paciente, así como las posibles causas emocionales de la enfermedad. Los médicos homeópatas se centran en el individuo, integrándolo en su entorno, valorándolo individualmente, creando una relación personal con el paciente. La homeopatía sin embargo está sometida a una continua tecnificación, guiada por protocolos despersonalizados a los que siguen toda una serie de pruebas complementarias y tratamientos.

La doctora Yolanda Robles, médico de atención primaria del Centro de Salud San José, apoya la homeopatía en según que trastornos y enfermedades. Asegura que: “la homeopatía es compatible con la medicina tradicional, al menos en lo que yo manejo. Creo que en parte de prevención y en determinadas cosas sí que funciona.”

Las personas cuando acuden al hospital es para que les receten algún medicamento que sepan que les va a curar, y por eso muchas personas no confían en los tratamientos homeopáticos: “Si no les damos una receta, piensan que el médico no lo está haciendo bien. Los pacientes mayores no entienden esta opción”. Además, Robles afirma que ella misma es consumidora en ciertas ocasiones de este tipo de medicación: “En según que cosas la utilizo. Hay determinadas cosas que antes de pasar a fármacos, me gusta utilizarla porque la experiencia me ha funcionado y a los pacientes pienso que también les puede ayudar”.

Tras varios años con migrañas y jaquecas, Nieves Cuello, una ciudadana de Zaragoza de 52 años, probó todo tipo de medicamentos y tratamientos médicos. Desesperada por los constantes dolores de cabeza, una amiga le comentó la posibilidad de tratarse con medicina homeopática: “Al principio no tenía mucha fe, además, al no estar subvencionada por la seguridad social era más cara. Pero tras varias semanas tomándola, los dolores comenzaron a desaparecer”. Desde entonces, Nieves lleva tomando productos homeopáticos dos años y se la recomienda a todos sus amigos.

Informan: Laura Díaz, Rocío Huerta, Alejandro Lechón y Ester Sancho

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada