AVISO IMPORTANTE


A partir del día 14 de junio de 2015, domingo, este blog dejará de ser actualizado como se ha venido haciendo hasta la fecha. La primera idea fue la de cerrar el blog, pero el deseo que que cuanto aquí se ha publicado pueda seguir siendo útil en el futuro, nos hace que mantengamos abierto el blog. Si tuviera alguna duda o quisiera hacer algún comentario, no tema hacerlo: seguiremos publicando cuantos comentarios se hagan y seguiremos contestando a las dudas que puedan surgir.
Gracias y hasta siempre.
Andrés Guerrero Serrano
-Homeópata-

lunes, 21 de octubre de 2013

¿Qué es la homeopatía?

(Extraído de sanarahora.es)

Mucha gente me pregunta que, qué es exactamente la homeopatía.  Hay tanta controversia alrededor de esta terapia que la gente desconfía y se pone a la defensiva cuando le planteas la posibilidad de ayudar al tratamiento con homeopatía.  En Alemania, Francia y Suiza la homeopatía se usa en el sistema sanitario público y se estudia en la facultad de medicina.  Pero en España, que somos más listos que nadie, te llaman 'brujo' 'cuentista' y 'timador' si usas homeopatía (a pesar de que cada vez hay más médicos que la utilizan, sobretodo pediatras).

Yo no soy científica, y me parece absurdo ponerme a buscar artículos con el pro y contra, las demostraciones de la eficacia y sus contrarios.  Para mí el planteamiento es muy sencillo: lo más negativo que se ha dicho nunca acerca de la homeopatía es que no hace nada, que es sólo agua.  Pues bien, si eso es lo más negativo que se puede decir de ella... ¿¿qué hay de malo en probarla??  como mucho, no te hará nada.  Y si resulta que sí funciona y te cura... ¿no merece la pena intentarlo?

La homeopatía fue creada en el s. XVIII por el Doctor Hahnemann en Alemania, pero su origen se encuentra en la Spagyria, saber antiguo de las plantas cuyo máximo investigador fue Paracelso, en el s. XVI.  Se basa en la ley de la semejanza, que dice que aquello que en dosis altas te produce 'x' síntomas, en dosis bajas te cura esos mismos síntomas (algo parecido al funcionamiento de las vacunas).  Lo que hace la homeopatía es coger un 'poco' de la planta o mineral del que se quiere hacer el remedio (por sus propiedades terapeúticas) y, en lugar de concentrarlo y hacerlo más agresivo como la medicina alopática (la que conocemos habitualmente en occidente), pues la diluye.  La diluye tanto que, hoy en día, científicamente hablando, en esa dilución final no somos capaces de encontrar restos del principio activo de la planta.  De ahí, la desconfianza y las acusaciones de que la homeopatía es placebo.  Así que, ¿por qué muchos de nosotros decimos que sí funciona?  porque lo hemos comprobado en la clínica, en los pacientes y en nosotros mismos.  Y entonces, claro, siempre está el listo que dice... bueno, es que el placebo también funciona porque si tú te crees que te hará bien pues funcionará, pero si yo no me lo creo pues no.  Si y no.  Es cierto que el placebo funciona... de hecho funciona en el 50% de los casos (la medicina alopática funciona en el 65% de los casos y la homeopatía en el 70%) cifra nada desdeñable.  Pero yo, personalmente, he probado la homeopatía en bebés y en perros... y les ha funcionado igual.  Y nadie puede decirme que el bebé o el perro es que 'cree' en la homeopatía, porque ni siquiera sabe que le estás dando nada.

¿Por qué no podemos científicamente demostrar la eficacia de la homeopatía?  No lo sé, no soy científica. Y tampoco me importa mucho, quien quiera probarla bien, quien no, también bien.  Existe la posibilidad de que científicamente aún no dispongamos de las herramientas apropiadas para leer cantidades tan minúsculas, por ejemplo.  O también está la llamada 'teoría del agua' que es un concepto energético, que dice que en el agua se queda impregnada la esencia energética y curativa de la sustancia a la que ha sido expuesta.

En cualquier caso, el planteamiento es sencillo, lo máximo negativo que puede suceder es que no te sirva para nada y lo máximo positivo es que te cures.  Además, no tiene efectos secundarios, no tiene contraindicaciones, es baratísima, es apto para toda la población (incluido bebes, embarazadas y ancianos polimedicados)... así que, ¿¿por qué no utilizarla??  No tienes nada que perder y mucho que ganar.

Eso sí, asegurate de preguntar  a alguien que sepa de homeopatía, porque hay muchísimos remedios y un requisito indispensable para que la homeopatía funcione es personalizar.  No todas las personas son iguales, y el resfriado de Menganito no tiene nada que ver con el resfriado de Fulanito.  Por eso es tan difícil demostrar la eficacia, porque si se hace lo habitual de: para el resfriado--esto y ya todos igual, fracasaremos seguro.  En homeopatía, la personalización es obligatoria.  No vale el remedio del vecino. Puedes dar pautas generales, y a un porcentaje de la población le funcionará, pero para un resultado realmente bueno debes ir a cada caso en particular.  Por eso, yo, cuando recomiendo cosas generales suelo acudir más a la Spagyria... porque para generalizar va mejor que la homeopatía.

Gracias,

Laura

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada