AVISO IMPORTANTE


A partir del día 14 de junio de 2015, domingo, este blog dejará de ser actualizado como se ha venido haciendo hasta la fecha. La primera idea fue la de cerrar el blog, pero el deseo que que cuanto aquí se ha publicado pueda seguir siendo útil en el futuro, nos hace que mantengamos abierto el blog. Si tuviera alguna duda o quisiera hacer algún comentario, no tema hacerlo: seguiremos publicando cuantos comentarios se hagan y seguiremos contestando a las dudas que puedan surgir.
Gracias y hasta siempre.
Andrés Guerrero Serrano
-Homeópata-

lunes, 18 de noviembre de 2013

Frijoles negros, aliados contra la hipertensión

(Extraído de salud.univision.com)

La medicina natural tendría un nuevo aliado para contrarrestar la presión arterial alta. Evidencia científica reciente del Instituto Politécnico Nacional (IPN) mostró que las proteínas de los frijoles negros Jamapa tienen actividad antihipertensiva (que reduce la presión arterial) y antioxidante que pueden contribuir al tratamiento y prevención de la temible hipertensión arterial (HTA).

Tras varios años de estudio, los científicos comprobaron que los frijoles poseen componentes bioactivos; es decir, compuestos químicos que favorecen la salud de las personas que los consumen. Entre ellos, numerosos péptidos (moléculas formadas por la unión de varios) que han demostrado su capacidad de inhibir al centro modulador de la presión arterial, la enzima convertidora de angiotensina (ECA), lo que les confiere la capacidad de reducir la hipertensión arterial.

La angiotensina es un compuesto de elevada potencia vasoconstrictora, es decir, provoca la contracción rápida de las arterias y con ello el incremento de la presión arterial.

Para los investigadores, los péptidos bioactivos o péptidos con actividad biológica que se producen durante la digestión gastrointestinal o la elaboración de alimentos pueden ejercer un importante papel en la regulación y la modulación metabólica. Afirman que debido a su alto contenido de proteína, el frijol puede ser considerado una fuente potencial de compuestos antihipertensivos. Además, contienen carbohidratos complejos, vitaminas, minerales y tienen un bajo contenido de grasa.

Su aporte en fibra, tanto soluble como insoluble coadyuva para mantener bajos los niveles de colesterol, regula los niveles de azúcar del organismo y los procesos circulatorios. En relación con las vitaminas, los frijoles son fuente de tiamina, riboflavina, niacina y ácido fólico. Las tres primeras son necesarias para la producción de energía. Por su parte, al ácido fólico es fundamental para la formación y maduración de las células.

Los frijoles negros tienen una alta concentración de antocianinas (pigmentos flavonoides que le dan el color negro) y que según los científicos actúan como antioxidantes.

Por sus hallazgos, el equipo de investigadores recibió el Premio Nacional en Ciencia y Tecnología de Alimentos 2013 en su edición número 37 en la Categoría Profesional en Ciencia de Alimentos que organiza el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y la empresa Coca Cola de México.

Presión arterial alta

La Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos refiere que la presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias. Cada vez que el corazón late, bombea sangre hacia las arterias. En ese momento, la presión es más alta. A esto se le llama presión sistólica. Cuando el corazón está en reposo, entre un latido y otro, la presión sanguínea disminuye. A esto se le llama presión diastólica.

A nivel mundial, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), uno de cada tres adultos tiene la tensión arterial elevada, trastorno que causa aproximadamente la mitad de todas las defunciones por accidente cerebrovascular o cardiopatía.

De acuerdo con un reporte de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), uno de cada tres adultos en Estados Unidos padece de presión arterial alta (67 millones) y más de la mitad de ellos (36 millones) no la tiene bajo control. El riesgo se incrementa a medida que se va envejeciendo.

Por lo general, la enfermedad por sí sola no produce síntomas. Una persona puede sufrirla durante años sin saberlo. Sin embargo, durante ese tiempo la presión arterial alta puede causar daños en el corazón, los vasos sanguíneos, los riñones y otras partes del cuerpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada