AVISO IMPORTANTE


A partir del día 14 de junio de 2015, domingo, este blog dejará de ser actualizado como se ha venido haciendo hasta la fecha. La primera idea fue la de cerrar el blog, pero el deseo que que cuanto aquí se ha publicado pueda seguir siendo útil en el futuro, nos hace que mantengamos abierto el blog. Si tuviera alguna duda o quisiera hacer algún comentario, no tema hacerlo: seguiremos publicando cuantos comentarios se hagan y seguiremos contestando a las dudas que puedan surgir.
Gracias y hasta siempre.
Andrés Guerrero Serrano
-Homeópata-

viernes, 13 de junio de 2014

El tratamiento de las alergias desde la homeopatía

(Extraído de ecomallorca.net)

por Dr. Joaquín Peleteiro

Las enfermedades alérgicas son un trastorno de salud que tiene una muy buena respuesta al tratamiento con remedios homeopáticos, hay estudios que demuestran que con este tipo de medicina, dichos trastornos, pueden llegar a ser curados.

 

Definición de la alergia

La alergia es un estado alterado de la capacidad de reacción inmunitaria del organismo, en función de una hipersensibilidad específica exagerada, para una o varias substancias, ante las cuales no presentan reacciones alérgicas la mayoría de los individuos. La persona alérgica reacciona ante una substancia o partícula, de por sí inofensiva para él, pero que su sistema defensivo ha catalogado de agresiva.

 

Fisiología en las alergias

A nivel inmunitario existe una respuesta que se conoce como Th1 y otra a la que se le llama Th2. En el momento de nacer predomina la actividad Th2 mientras que la respuesta Th1 se encuentra muy reducida. Este desbalance Th2-Th1 es normal en el momento del nacimiento.

La actividad Th1 está asociada a la respuesta inmune celular de defensa microbiana, vírica o tumoral. Produce anticuerpos pero no del tipo IgE.

La actividad Th2 está asociada a la respuesta inmune humoral antiparasitaria y alérgica. Las reacciones alérgicas tienen que ver con la acción de este tipo de inmunidad Th2 y su mecanismo de creación de anticuerpos IgE, o inmunoglobulina E.

A nivel fisiológico. En la alergia, primero hay un episodio de sensibilización, asintomático, en el que el sistema inmunitario Th2 ha identificado a una substancia como una amenaza para el organismo, creando anticuerpos específicos (IgE) los cuales, causaran la reacción alérgica, la próxima vez que dicho individuo entre en contacto con esa substancia catalogada como alérgeno o antígeno, por haber generado en el organismo la producción de anticuerpos (Ige) o forma que tiene el cuerpo de sensibilizarse, o sea, de memorizar y de programar la reacción alérgica. Es importante resaltar que en el momento de la sensibilización, no hay síntomas, no nos enteramos de que haya pasado algo en nuestro organismo, solo con posterioridad, al volver a entrar en contacto con el alérgeno, irán apareciendo los sucesivos episodios de reacción alérgica.

 

Alérgenos más frecuentes

Polen, ácaros del polvo, metales no nobles, el frío o el calor, la humedad, mohos, alimentos, animales, y medicamentos.

 

Hipótesis sobre las causas de las alergias

Llama mucho la atención, que los alérgenos más frecuentes, en todas las partes del mundo, sean substancias, de por sí, inofensivas y no dañinas para el cuerpo. Creo que esto nos dice mucho sobre las causas de las alergias. Se conoce bien la fisiopatología de las reacciones alérgicas, se tiene una idea de los factores que puedan tener relación con la predisposición a padecer una alergia, pero se sabe poco, tanto del por qué se produce la sensibilización en un momento dado, y no con anterioridad, como del por qué el organismo se hace alérgico a una y no a otra substancia. Por su grado de nocividad, seguro que no es. Aquí es donde se tendría que tener en cuenta y estudiarse mejor, los aspectos psico emocionales, para ver en qué medida participan en el desarrollo de la sensibilización, como en que el organismo se haga alérgico a unas sustancias en concreto y no ha otras. En el estudio clásico de las personas con alergia, los factores psico emocionales no se tienen en cuenta, pero todo parece indicar, que, en muchos casos, tienen un papel predominante, tanto en el momento en que se produce la sensibilización, como en la determinación del alérgeno al que vamos a quedar sensibilizados.

 

¿Qué sucede en las alergias?

Con frecuencia vemos que la persona ha convivido durante años, con la substancia a la que se ha vuelto alérgico, sin presentar antes ningún tipo de reacción ante la misma. En un momento determinado, el cuerpo se sensibiliza, y la substancia, hasta entonces inofensiva, queda marcada como dañina, pasando a ser reconocida por el organismo como alérgena.

Hay substancias, por el contrario, que son realmente perjudiciales, de por sí, para la salud, por ser tóxicas o irritantes, sin que por ello se presenten reacciones alérgicas, a pesar de su nocividad. Así vemos, como, por ejemplo, ante los vapores que emite el salfumán o ante el ácido que contienen en su superficie las ortigas, el cuerpo reacciona en todas las personas, pero no necesariamente se produce una sensibilización, ni una posterior reacción alérgica, aunque se este en contacto frecuente con estas substancias agresivas. Es curioso observar que las reacciones alérgicas sean mas frecuentes ante agentes inocuos que ante otros perjudiciales.

 

Frecuencia de las alergias

En la actualidad, alrededor de un tercio de la población mundial, (y parece que va en aumento) presenta algún tipo de reacción alérgica: asma, rinitis, conjuntivitis, urticarias, lo mismo que las alergias alimentarias. No confundir la intolerancia a uno o varios alimentos, con una alergia, porque en este caso no hay una reacción inmunitaria.

 

Causas relacionadas con esta respuesta alterada del sistema inmunitario

  • Factores genéticos, sobre todo, cuando aparece en edades tempranas, como por ejemplo, la atopia.
  • El estrés continuado, al igual que una situación momentánea o puntual de gran estrés, o shock emocional, pueden poner a la persona, según cada individuo, en una situación límite mal tolerada. Muchas veces, actúan, como causa, situaciones conflictivas a nivel emocional que se registran como desagradables, dolorosas o rechazables. Veremos ejemplos de esto más adelante. Las catecolaminas y corticoides que segrega el cuerpo en los momentos de estrés pueden causar un aumento de la respuesta inmunitaria propia de la alergia (tipo Th2)
  • Hay casos relacionados con las vacunas, por algún tipo de acción de los componentes de éstas sobre el sistema inmunitario, que parece que favorece la reacción alérgica.
  • También pueden ser causa, en alguna medida, vivir en ambientes demasiado estériles o excesivamente limpios, porque impide que se llegue al necesario equilibrio entre el tipo de respuesta inmunitaria Th2 propia de la reacción alérgica, y la respuesta inmunitaria Th1. La exposición postnatal a antígenos microbianos acelera la maduración del sistema inmunitario, se produce un aumento de la respuesta Th1 que va igualando su protagonismo respecto a la actividad th2 lo que parece, que, a su vez, disminuye la incidencia de reacciones atópicas y alérgicas. A medida que crecemos, si se mantiene un predominio de la respuesta Th2 sobre la Th1, se favorece la reacción alérgica.
  • Lo mismo pasa con las dietas que aportan al cuerpo un exceso de omega 6 produciendo un desequilibrio con respecto a la cantidad de omega 3 lo que parece que también favorece la reacción tipo Th2. En cuanto a la dieta, la carencia de magnesio es otro factor a tener en cuenta.
  • El humo del tabaco, lo mismo que ciertos contaminantes y la polución, aumentan en el organismo la producción de IgE, lo que podría favorecer también las reacciones alérgicas. En general, los contaminantes, como el dióxido de carbono, el dióxido de nitrógeno, y el dióxido de azufre, que son substancias de por si dañinas y perjudiciales para la salud, constatamos que agravan las patologías alérgicas, como el asma, pero no suelen ser la causa o el antígeno que ha producido el cuadro alérgico en sí.
  • La alteración de la microflora intestinal natural y necesaria, también puede tener una incidencia negativa, sobre todo en las alergias alimentarias.
  • Hay quien habla de una posible susceptibilidad racial, porque el europeo y en general el hombre occidental, presenta un porcentaje mucho más alto de cuadros alérgicos, que los habitantes de zonas tropicales. No creo que dependa de la raza, se refieren a colectivos que viven sin el estrés propio de la vida occidental, más bien dependerá del modo de vida propio de occidente. Que se debe a esto y no a la raza, queda demostrado por el aumento de las alergias que se constata en los hijos de inmigrantes al vivir en nuestra sociedad.

Causas psico emocionales de las alergias

De todas estas causas enumeradas anteriormente, que participan, en una u otra medida, en la generación de la respuesta alérgica, destacamos las causas relacionadas con los diferentes estados emocionales. Veamos como participan. Muchas alergias se constata que se desencadenan tras un momento crítico emocional (shock) o bien durante un periodo de estrés continuado. En el momento en que se da el psico-shock, lo mismo que en los estados emocionales desagradables continuados, el cuerpo, que está también captando el entorno, con todos los sentidos, relaciona, de forma inconsciente, su estado de malestar o sufrimiento, con algo de su entorno físico, como si tuviera que ver con esos momentos desagradables o dolorosos vividos. Esa substancia se marca como alérgena y a partir de entonces se reacciona contra ella. Un mayor número de alergias tienen causas coyunturales en contraposición a las alergias estructurales o de siempre.

 

Casos reales de personas que he visto en consulta con cuadros alérgicos:

  1. Hombre joven que participa, una jornada entera, voluntariamente, en diferentes labores, en un bosque recientemente quemado durante un incendio descontrolado por varios días. De vuelta a su actividad normal, 48 horas después, al salir a hacer ejercicio físico, como hacía habitualmente, presentó, por primera vez en su vida, un fuerte enrojecimiento con hinchazón y picor, en gran parte de la piel de su cuerpo. A partir de ese día, cada vez que hacia ejercicio físico y calentaba su cuerpo, lo mismo que al entrar en calor por estar cerca de una estufa o tomar el sol directo, presentaba una fuerte urticaria, con enrojecimiento, hinchazón y un prurito insoportable. Él reconoce y me explicaba que: la visión desoladora del monte quemado y de toda aquella gran extensión reducida a cenizas, le causó un gran impacto durante toda la jornada, en la que también, estuvo haciendo esfuerzo físico, en las distintas faenas en las que era requerido. En este caso, podemos ver, que, aunque toda su vida había hecho de forma regular deporte o tomado el sol, sin ningún tipo de problema, es, a partir de dos días después de esta vivencia, en la que había estado con el cuerpo caliente haciendo ejercicio físico, al mismo tiempo que estaba afectado por un medio devastado por el fuego y el calor, cuando y como le empieza su urticaria.
  2. Mujer de mediana edad, con una hija de casi dos años, y embarazada de varios meses. Por cambio de residencia, siente, con gran sufrimiento (tanto en el momento como con posterioridad) que no le queda otro remedio que abandonar el gato de la familia, con el que llevaban años conviviendo. Pasado un tiempo, ya en su nueva residencia, y con su segunda hija ya nacida, tuvieron la sorpresa de comprobar que, tanto ella, como sus dos hijas, se habían vuelto alérgicas a los gatos. Ella reconoce haber pasado un gran sufrimiento por haber abandonado el gato. De alguna manera vemos que el disgusto de la madre, también fue vivido por sus dos hijas, incluso por la que estaba en su vientre y que por aquél entonces, aun no había nacido. En este caso, la madre y la hija mayor, habían vivido con un gato, por tiempo, sin ningún problema. Es solo después de su padecimiento emocional que aparece su cuadro alérgico, sin ninguna otra explicación.
  3. Mujer Belga, muy unida a su madre, que a sus 25-26 años, decide, por su propio deseo y también animada por sus padres, dejar el seno familiar, yéndose a vivir, por cuestiones de trabajo, a miles de km de su casa. Esta separación o independencia, que por un lado era deseada y querida, por otro lado le producía un gran sufrimiento. En un momento dado, y a partir de entonces siempre, en uno de los regresos a su casa paterna, se da cuenta que se ha vuelto alérgica al gato de la familia, con el que había convivido años y años, sin ningún problema. Ella reconoce que independizarse, si bien lo deseaba y lo quería, también le producía un gran sufrimiento, por la lejanía de su madre. Dice que, a pesar de los años transcurridos, no acaba de superar el sentirse lejos de su madre. En este segundo caso de gatos, tenemos un estado emocional también muy claro, y tampoco hay ninguna otra explicación del por qué volverse alérgica a un animal, con el que se ha vivido, sin problemas, gran parte de la vida, y justo aparece la alergia cuando ya no está de manera continua en contacto con el animal. Parece bastante clara la relación entre su cuadro alérgico y su vivencia emocional.
  4. Mujer de mediana edad, que de joven, trabajaba como empleada en un taller de corte y confección de vestidos. Después de unos buenos primeros años como empleada en dicha empresa, empezó a sentirse frustrada y mal, por sentir se explotada, además, de por estar mal pagada. Me decía que no se le reconocían sus esfuerzos, cuando era ella la que estaba realmente llevando la empresa. De todas las empleadas, fue la única que hizo una alergia al polvo resultante de cortar las telas, al que todas estaban de igual forma expuestas. Aquí vemos un estado emocional negativo continuado y como el polvo de cortar las telas, que le ha desencadenado la reacción alérgica, representa la frustración, el malestar y el rechazo que esta persona siente en su vida, respecto a las condiciones de su trabajo. Al principio no era alérgica, pero, un día, después de un tiempo viviendo con esa emoción de desagrado y sufrimiento en su trabajo, apareció su alergia. Ella me dijo: para este trabajo yo valía y me gustaba hacerlo, me hacía mucha ilusión, por eso me fueron dando y dando más responsabilidades, pero no se me reconocía mi labor; hasta que llego un día en que yo iba a trabajar, pero por dentro no quería. A partir de este relato, parece bastante coherente su reacción alérgica, el polvo de cortar las telas simboliza o representa, aquello que en su vida le está molestando, le crea disgusto, y quiere evitar.

En caso de alergia

  • Es importante recordar cuándo fue la primera vez que apareció la reacción alérgica, para ver que pasó en la vida, con anterioridad a esa fecha, y así poder identificar cuando se produjo la sensibilización y que situación o situaciones la desencadenaron. Hay que intentar saber cuál fue la vez precedente, a la primera crisis de reacción alérgica, en la que se estuvo en contacto con ese alérgeno, y analizar que pasó en ese momento, para encontrar cuando y como se genero la alergia.
  • Puede ser de interés tener en cuenta la zona u órgano afectado, lo mismo que el tipo de substancia o alérgeno que se ha identificado como malo.

Prevención de los cuadros alérgicos

  1. Evitar el estrés continuado y buscar una toma de conciencia y buena resolución de los estados emocionales que nos puedan estar afectando.
  2. Dieta saludables en general y sin excesos. Evitar consumir demasiados alimentos con un alto contenido de ácidos grasos omega 6. Por lo tanto hemos de tener cuidado en no tomar en exceso aceites, margarinas, pollo, huevos, fritos en general, almendras, etc. Se debe aumentar la ingesta de omega 3 que contienen los pescados, las nueces, las frutas de colores brillantes, la mayoría de especies, bastantes verduras, pero sobre todo el brócoli y la col rizada. También puede ser de utilidad, a nivel de prevención, tomar magnesio, dadas las carencias que a veces se presentan en la ingesta.
  3. Conviene informarse respecto a las vacunas y evitar todas aquellas innecesarias.
  4. En lo posible mejor que el parto sea natural. En el contacto con la microflora vaginal se aumenta la reacción del sistema inmunológico tipo Th1 en el recién nacido, y además se contribuye a la formación de la flora microbiana intestinal natural y necesaria. Puede ser útil dar, un tiempo, un probiótico específico para bebés, si se ha nacido por cesárea, dada la relación existente entre una flora intestinal inadecuada y la atopia, o predisposición a la alergia.
  5. La lactancia materna modula, selectivamente, el sistema inmunológico del recién nacido. En los bebes y en los niños es aún más necesario que se siga una dieta sana, natural y con pocos o ningún alimento demasiado industrializado, ya que todo les repercute más.
  6. Medidas higiénicas y de limpieza normales. Evitar acumulación de polvo y humedad. Un ambiente totalmente aséptico no es conveniente, más bien al contrario. Un niño que habita en una granja crea más rápidamente defensas del tipo Th1 lo cual es positivo, para llegar a un equilibrio con la respuesta tipo th2 predominante en el momento del nacimiento. Si se conoce el alérgeno, siempre es una ayuda evitar su contacto y al menos, en la medida de lo posible, evitar las agudizaciones de los cuadros alérgicos

Tratamientos habituales de la alergia

El cuerpo, al defenderse del alérgeno, libera diferentes substancias, entre ellas la histamina, que es, en gran medida, la causante de los síntomas más molestos de la reacción alérgica. En la medicina oficial, por eso, se dan antihistamínicos que bloquea esta reacción y mejoran los síntomas que la liberación de histamina producen. No es un tratamiento curativo. Del mismo modo, también sintomático, pueden ayudar a disminuir los síntomas el llantén, el grosellero negro, la fumaria y el casis. La Eufrasia es útil para los ojos y para el lavado nasal.

 

Tratamiento homeopático de las alergias

Se busca encontrar un remedio curativo que se adapte al cuadro alérgico y a sus causas emocionales, para modificar la respuesta equivocada del sistema inmunológico, responsable de la reacción alérgica. A lo largo del tratamiento con homeopatía, los síntomas deben progresivamente ir disminuyendo hasta desaparecer o quedar en su mínima expresión, al modificar, los remedios homeopáticos, el funcionamiento del sistema inmunológico propio del estado alérgico, hasta restablecer la normalidad. El remedio más adecuado, a cada persona en particular, va a depender de los distintos síntomas de la reacción alérgica y sus modalidades, del órgano o los órganos afectados, lo mismo que de la comprensión del conflicto emocional que lo ha desencadenado, en caso de que lo haya o se pueda encontrar. Hay más de 100 remedios en homeopatía que han demostrado su efecto curativo en cuadros o constituciones alérgicas, entre ellos:

  • Allium cepa.
  • Apis.
  • Arsénico.
  • Calcarea carbónica.
  • Gelsemiun.
  • Drossera.
  • Dulcamara.
  • Euphrasia.
  • Kali carbónico.
  • Kali phosfórico.
  • Lachesis.
  • Lycopodium.
  • Naja.
  • Natrun carbónicum.
  • Natrun muriaticum.
  • Nux vómica.
  • Phósforus.
  • Pulsatilla.
  • Sabadilla.
  • Sambuco.
  • Sanguinaria.
  • Sepia.
  • Silicia.
  • Sulphur 
  • Tuberculinun.

 

Referencias de interés sobre el efecto terapéutico de la homeopatía

El gobierno suizo encargó un estudio para ver si la homeopatía tenía o no efectos terapéuticos. Los resultados obtenidos demostraron la acción en general de la homeopatía, y en particular resaltaron sus efectos en las alergias. Informe del gobierno Suizo: La homeopatía es eficaz y económica. Sociedad española de Medicina Homeopática.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada