AVISO IMPORTANTE


A partir del día 14 de junio de 2015, domingo, este blog dejará de ser actualizado como se ha venido haciendo hasta la fecha. La primera idea fue la de cerrar el blog, pero el deseo que que cuanto aquí se ha publicado pueda seguir siendo útil en el futuro, nos hace que mantengamos abierto el blog. Si tuviera alguna duda o quisiera hacer algún comentario, no tema hacerlo: seguiremos publicando cuantos comentarios se hagan y seguiremos contestando a las dudas que puedan surgir.
Gracias y hasta siempre.
Andrés Guerrero Serrano
-Homeópata-

viernes, 19 de julio de 2013

El Exceso de los Radicales Libres Dañan el Cuerpo

(Extraído de informenatural.com)

Los radicales libres son moléculas que pueden dañar las células de nuestro cuerpo.  Mientras que los radicales libres no siempre son dañinos para el cuerpo, éstos sirven a propósitos útiles como ayudar a la maduración celular y destruir microbios patógenos cuando se libera por glóbulos blancos, en grandes cantidades se convierten en peligrosos. Porque tienen un electrón extra, los radicales libres son muy inestables y reactivos; cuando interactúan con las células de nuestro cuerpo, especialmente la membrana de la célula, el ADN, tejidos y músculos, disminuye la función de la célula o puede producir la muerte celular. Un exceso de radicales libres, que se forman cuando el oxígeno interactúa con ciertas moléculas (oxidación), puede dañar a nuestro cuerpo y a nuestra salud.

Hay tres razones principales para un aumento de radicales libres en el cuerpo: el   metabolismo, el envejecimiento y el estrés. Las personas mayores y las personas que viven con niveles elevados de estrés por lo tanto tienen mayor riesgo para las enfermedades vinculadas a los radicales libres.

El metabolismo: Durante los procesos metabólicos normales del cuerpo (es decir, la actividad química dentro de las células), se producen  desechos que son peligrosos para el cuerpo, como los radicales libres.  La oxidación de las grasas, carbohidratos y proteínas, que da la energía del cuerpo, hace que se formen los radicales libres, (Sen, Chakraborty, Sridhar Reddy y De, 2010)

El envejecimiento: Porque el envejecimiento agota los antioxidantes naturales del cuerpo — su defensa principal contra los radicales libres, los radicales libres tienden a acumularse en grandes cantidades como uno va envejeciendo, (Sen et al.,) 2010.  Los suplementos, como la vitamina C y la vitamina E, por lo tanto son necesarios para reducir la cantidad de los radicales libres en el cuerpo y también puede combatir los efectos de envejecimiento de la piel causadas por la  oxidación.

El estrés: Se acelera la producción de los radicales libres cuando el cuerpo está bajo tensión. El estrés del cuerpo reacciona a las presiones externas y a los factores estresantes incrementando la creación de energía; los radicales libres se producen como subproducto tóxico.  Las catecolaminas y el cortisol son dos hormonas que regulan la respuesta a la tensión de nuestro cuerpo; sin embargo, ellos también se descomponen en radicales libres (Sarma, Malick y Ghosh, 2010).

Las Enfermedades Vinculadas a los Radicales Libres.-

El artritis, arteriosclerosis, diabetes, Alzheimer y la enfermedad de Parkinson, son enfermedades inflamatorias (artritis reumatoide y pancreatitis), las disfunciones gastrointestinales, la tensión  hiperactiva  y el cáncer se encuentran entre las enfermedades relacionadas con los radicales libres excesivos en el cuerpo (Sarma et al., 2010; Kumar, 2011).

La investigación sugiere que los radicales libres causan la degradación y la muerte de neuronas en el cerebro, por lo que los radicales libres pueden desempeñar un papel en muchas enfermedades neurológicas, como la enfermedad de Alzheimer. Debido a que los radicales libres también causan roturas en las hebras del ADN, las mutaciones genéticas ocurren a menudo, que puede conducir a enfermedades como el cáncer (Sarma et al., 2010).

¿Cómo prevenirse en Contra el Daño del Radical Libre?

Hay muchas maneras para asegurar que la cantidad de radicales libres en tu cuerpo permanezca en niveles bajos, no tóxico. Estas son algunas:
Antioxidantes

Los antioxidantes son la defensa del cuerpo contra los efectos dañinos de los radicales libres. Porque inhiben la oxidación donando uno de sus electrones a los radicales libres y  estabilizando de este modo a ellos, los antioxidantes pueden intervenir y prevenir la muerte y el daño celular. Aunque el cuerpo tiene sistemas enzimáticos antioxidantes naturales, no puede producir suficiente cuando se enfrenta a los radicales libres excesivos o al envejecimiento. Por lo tanto, éstos deben ser suministrados en la dieta mediante el consumo de ciertos alimentos o vitaminas.

Abajo hay una lista de vitaminas con funciones antioxidantes:

1. La vitamina E: Es un antioxidante primario para la defensa contra la oxidación (y por lo tanto la formación de los radicales libres). Los albaricoques, nueces, semillas, granos enteros y aceites vegetales y la de pescado son algunos alimentos ricos en vitamina e.

2. La vitamina C:  Son encontrados en el brócoli, col rizada, espinacas, col, pimientos verdes, fresas, kiwi y cítricos, la vitamina C ayuda a prevenir específicamente contra la formación de radicales libres causada por la contaminación y el humo del cigarrillo.

3.  El beta-caroteno: El cuerpo convierte este antioxidante en vitamina A.  Loa alimentos que contienen beta-caroteno incluyen granos, leche y yema de huevo como así muchas frutas y verduras, como las espinacas, tomate, calabaza, zanahorias, batatas, duraznos, melón y brócoli, (Sarma et al., 2010).

Reduciendo el Estrés

Ya que el estrés puede desencadenar al cuerpo producir en masa radicales libres, reduciendo el estrés es otro buen lugar para empezar. Las maneras de reducir el estrés y vivir una gama de estilo de vida saludable capten una afición participando en actividades terapéuticas, como yoga. Algunos alimentos que también disminuyen los niveles de estrés son los aguacates, arándanos, espárragos, chocolate, ajo, naranjas, avena, castañas y nueces, manzanilla y té verde e incluso las ostras, (Glassman, 2012).

Hacer ejercicio con regularidad

Hacer ejercicio a intervalos esporádicos y por períodos de tiempo intensivos realmente aumenta la formación de radicales libres, que puede conducir  daños a los tejidos y a los músculos.  Esto se debe a que el cuerpo se siente abrumado y poco preparado para manejar el estrés puesta sobre el cuerpo durante estos entrenamientos repentinos. También aumenta la utilización del oxígeno durante estas sesiones de ejercicio largo, infrecuente dondequiera a partir de 10 – 20 veces sobre el estado de reposo, según Sarma et al., (2010), haciéndolos contraproducente para su salud.

Por el contrario, participando en una actividad física de forma rutinaria fortalece el sistema de defensa antioxidante natural del cuerpo. Proteja  su cuerpo contra el daño del radical libre manteniendo un constante y extendido régimen de ejercicio. Manténgase activo durante la semana y en los fines de semana para minimizar los efectos de los radicales libres, (Sarma et al., 2010).

Disminuya la Exposición a los Agentes Ambientales

Hay muchas cosas en el medio ambiente que favorecen a la formación de los radicales libres. Entre éstos son los pesticidas, alcohol, los contaminantes del aire, productos químicos industriales, el humo de cigarrillo y la luz UV. (Sen et al., 2010; Kumar, 2011).

Escrito por Danielle Brown

Estudiante en SUNY New Paltz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada