AVISO IMPORTANTE


A partir del día 14 de junio de 2015, domingo, este blog dejará de ser actualizado como se ha venido haciendo hasta la fecha. La primera idea fue la de cerrar el blog, pero el deseo que que cuanto aquí se ha publicado pueda seguir siendo útil en el futuro, nos hace que mantengamos abierto el blog. Si tuviera alguna duda o quisiera hacer algún comentario, no tema hacerlo: seguiremos publicando cuantos comentarios se hagan y seguiremos contestando a las dudas que puedan surgir.
Gracias y hasta siempre.
Andrés Guerrero Serrano
-Homeópata-

miércoles, 31 de julio de 2013

La Naturopatía como medicina complementaria: Anís estrellado

(Extraído de mapfre.com)

El anís estrellado (Illicium verum Hooker fil. L) es un árbol perenne nativo del suroeste de China, Corea y Japón, cuyos frutos en forma de estrella se utilizan ampliamente tanto en la medicina tradicional china como en su cocina, ampliándose su uso al sur de Asia e Indonesia. En Japón fue introducido por los budistas y se pueden hallar muchos de estos árboles en los templos budistas japoneses. Actualmente se cultiva también en el sudeste de los Estados Unidos y en otras zonas cálidas y húmedas.

LO QUE DEBES SABER…
  • Tanto en uso tradicional como en la actualidad se utiliza para mejorar las digestiones.
  • Es útil para aliviar los gases, así como el dolor y los espasmos intestinales.
  • Se utiliza en infusión (1 estrella de anís por taza de agua, aproximadamente).
La planta

Se trata de un árbol muy vistoso, sobre todo cuando está florido o en fruto, de la familia de las magnoliáceas. Llega alrededor de 5 a 10 m de altura, y el tronco tiene la corteza blanquecina. Las hojas son elípticas, lanceoladas, puntiagudas, de borde entero y de un color verde muy reluciente. Las flores son muy decorativas, tienen entre 15 y 20 pétalos estrechos de color blanco amarillento/verdoso o blanco rosado (dependiendo de la variedad) dispuestos en espiral.

Los frutos tienen forma de estrella (de ahí su nombre) de 6 a 12 puntas (folículos), generalmente ocho de color marrón. Cada folículo tiene una hendidura que deja ver en su interior una sola semilla de color pardo muy brillante.

La parte que se utiliza son los frutos con sus semillas.

Su nombre

Al anís estrellado se le conoce también como anís estrellado de la China o badiana de la China. El nombre de badiana viene del adjetivo latino badius que hace referencia al color castaño rojizo de los frutos y semillas. Illicium viene del latín illicere que significa "excitar", que se atribuye al potente aroma anisado que desprenden sus frutos. Verum significa verdadero.

Una precaución importante

Existen dos especies de anís estrellado que pertenecen a la misma familia, pero que conviene diferenciar muy bien. El verdadero anís estrellado (o badiana) de la China es el Illicium verum, que contiene anetol, como el anís verde o matalahuga, el hinojo y otras plantas de la familia de las apiáceas que crecen en nuestro país y se utilizan como plantas digestivas.

La otra especie es el Illicium anisatum o religiosum, llamado también “badiana del Japón” o “anís estrellado japonés", que contiene compuestos tóxicos como la anisatina y neoanisatina. El aspecto de los frutos de ambas especies puede confundirse a simple vista si no se es experto. Esto ha dado lugar, en algunas ocasiones, a confusiones que han llevado a producir intoxicaciones en niños pequeños, por lo que es recomendable no adquirir anís estrellado más que de proveedores que se sepa que realizan la identificación de las especies vegetales que comercializan con métodos científicos.

Tanto en uso tradicional como en la actualidad, el anís estrellado se usa para mejorar las digestiones. Por su efecto carminativo (facilitador de la eliminación de los gases) se usa contra la aerofagia y el meteorismo, como además tiene efecto antiespasmódico es útil para aliviar el flato y cuando hay dolor abdominal debido a espasmos. También es útil para aliviar el dolor y los espasmos intestinales que acompañan a menudo a la diarrea y a los procesos de gastroenteritis. También se usa de forma tradicional para aumentar la secreción de leche en la lactancia.

Otros usos actuales: En la industria alimentaria para aromatizar y dar sabor a bebidas y repostería. También tiene acción expectorante, por lo que se utiliza como ingrediente de productos para la tos. Añadido al agua de cocción de las legumbres y otros alimentos flatulentos como la col, facilita la eliminación de los gases que estos alimentos puedan causar.

¿Cómo tomarlo?

Según la Dirección General de Salud Pública y Consumo del Ministerio de España, las infusiones se deben preparar de la siguiente forma: añadir una estrella de anís (aprox. 1 g), o una bolsita filtro, a una taza de agua hirviendo, tapar, dejar reposar cinco minutos y filtrar. Se aconseja su uso después de las comidas principales o cuando haya sensación de flatulencia. 

Las dosis recomendadas son las siguientes:

  • Lactantes y niños menores de 2 años: 1 cucharada sopera (10 ml) de la infusión preparada como se ha mencionado anteriormente, bien directamente o disuelta en un vaso o en un biberón con un poco de agua. No sobrepasar nunca esta dosis.
  • Niños de 2 a 6 años: 4 cucharadas soperas de la infusión, bien directamente o disueltas en un poco de agua.
  • Niños de 6 a 12 años: media taza de infusión.
  • Adultos: una taza de infusión.

La infusión debe consumirse al momento y no es conveniente guardar la cantidad sobrante para más tarde, porque pierde sus propiedades y puede deteriorarse. Nunca se debe realizar un cocimiento con los frutos hirviéndolos, ya que se concentrará el líquido resultante y se pueden extraer y disolver sustancias no deseadas mientras se evaporan las sustancias volátiles que son las que tienen propiedades digestivas.

Contraindicaciones, efectos adversos y recomendaciones

Aunque la infusión es muy segura (si no se confunde con el Illicium religiosum), el aceite esencial de anís estrellado no se debe administrar durante el embarazo o la lactancia, ni a niños menores de seis años o a pacientes con gastritis, úlceras gastroduodenales, síndrome del intestino irritable, colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn, hepatopatías, epilepsia, Parkinson u otras enfermedades neurológicas.

Tampoco se debe administrar a personas con sensibilidad al anís, al anetol o a otros aceites esenciales

María José Alonso Osorio
Vocal de plantas medicinales y homeopatía del Colegio de Farmacéuticos de Barcelona

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada