AVISO IMPORTANTE


A partir del día 14 de junio de 2015, domingo, este blog dejará de ser actualizado como se ha venido haciendo hasta la fecha. La primera idea fue la de cerrar el blog, pero el deseo que que cuanto aquí se ha publicado pueda seguir siendo útil en el futuro, nos hace que mantengamos abierto el blog. Si tuviera alguna duda o quisiera hacer algún comentario, no tema hacerlo: seguiremos publicando cuantos comentarios se hagan y seguiremos contestando a las dudas que puedan surgir.
Gracias y hasta siempre.
Andrés Guerrero Serrano
-Homeópata-

domingo, 19 de octubre de 2014

Alopatía vs. homeopatía: sin extremismos, los pacientes encuentran el punto medio

(Extraído de lanacion.com)

"El de la enfermedad, como todo negocio, necesita conservar y en lo posible ampliar su mercado para poder competir con éxito y crecer. No es algo criticable: las empresas no se crean para hacer beneficencia, sino para ganar dinero", asegura Mónica Müller, médica homeópata con 25 años de práctica clínica y autora del reciente y polémico libro Sana sana, la industria de la enfermedad, donde propone repensar el uso de los medicamentos.

Tras la publicación de Sana sana salió a flote una vieja polémica respecto de si los medicamentos curan o enferman. Así trepó hasta el tapete una dicotomía que ya quizá no sea tal: alopatía versus homeopatía. La opinión, tanto de especialistas de la salud como de pacientes, dependerá de varios factores, que van de la experiencia a la convicción, pasando por el grado de independencia que cada uno tenga en relación con el sistema hegemónico de salud. Pero mientras las hostilidades entre alópatas y homeópatas no cesan son los pacientes los que parecen haber encontrado un punto medio.

"Las prepagas y la industria farmacéutica se han adueñado de la rentabilidad del trabajo médico. Sus normas son empresariales y no basadas en el bien de los pacientes, sino en el beneficio de la empresa", afirma Javier Soraiz, médico de planta de pediatría y coordinador del grupo de trabajo de ecografía pediátrica del hospital Posadas. Y parece coincidir con la denuncia de Müller cuando desaprueba la venta libre de medicamentos, hasta que aparece la palabra "homeopatía". Allí Soraiz reconoce que "es muy útil en pacientes con alergias respiratorias y de piel", pero a la hora de enumerar ventajas de la alopatía sobre la medicina unicista habla de "infinitas". Y se pone categórico cuando dice que "a nadie se le ocurriría tratar una neumonía con derrame con globulitos ni una leucemia o una apendicitis con homeopatía".

Eduardo Ángel Yahbes, profesor emérito de Medicina Homeopática y presidente de la Asociación Médica Homeopática Argentina, opina desde la otra vereda: "En las enfermedades crónicas o graves la homeopatía puede llegar a ser curativa. Y en los casos incurables, una buena terapia paliativa por la ventaja de su falta de toxicidad". Sobre los méritos de la homeopatía, Yahbes, en cambio, parece tener un as bajo la manga cuando explica que "es una terapia que abarca los aspectos emocionales, aparte de los físicos. Ello motiva que la curación, cuando se da, sea integral. Para nosotros es un fracaso que un paciente se cure del asma y se agrave mentalmente".

Pero Yahbes, que ha tirado la primera piedra, tiene mucho más para decir en favor de lo que defiende, como que "los remedios homeopáticos no tienen efectos adversos ni colaterales", o que "actúan favoreciendo un buen equilibrio de la totalidad del paciente". Y lo mismo se despacha Müller cuando es consultada sobre por qué las prepagas le dan la espalda a tan beneficiosa medicina. "Ninguna puede permitirles a sus profesionales que atiendan a cada paciente durante todo el tiempo necesario, como hacemos los homeópatas. Las consultas homeopáticas pueden durar hasta una o dos horas, lo que resulta en un máximo de siete u ocho pacientes en un día de trabajo. Los médicos empleados de las prepagas están forzados a atender un paciente cada quince minutos para sumar honorarios que les resulten rentables a ellos y a la empresa. La homeopatía es una forma de medicina eminentemente preventiva y comparativamente económica."

Desde el sector de las prepagas, una fuente de OSDE -que pidió no ser mencionada por su nombre-dijo que decisiones como la de agregar profesionales y servicios de homeopatía a su cartilla "no las toman las empresas de manera individual, sino que son responsabilidad del Estado, a través de la Superintendencia de Servicios de Salud. Nuestro rol es el de ejecutores de dichas decisiones". Asimismo, respecto de la homeopatía, desde OSDE aseguraron entender y respetar la decisión de las personas de elegir esa clase de terapias como un acto de libertad individual y, como tal, absolutamente respetable. Aunque aclararon: "Cuando la gente elige confiarnos su salud, lo hace con otras prioridades en mente".

Más allá de ciertas actitudes extremistas que suelen tener tanto teóricos como profesionales de la salud, entre los pacientes asoma una tendencia que sugiere la complementación de ambas medicinas. Mariana Migliori, mamá de tres nenas de entre diez y cuatro años, es un ejemplo: "Estoy incursionando de a poco en el tema de la homeopatía en cuestiones de alergia y problemas en las vías respiratorias altas y lo hago junto con la alopatía".

Para la farmacéutica Paola Mauricio la homeopatía no reemplaza la medicina alopática, pero puede ser una aliada de gran ayuda en enfermedades crónicas. "Por ejemplo, en asma, los chicos muchas veces mejoran mucho con tratamientos homeopáticos sin necesidad de llenarlos de corticoides. Es una medicina con otro enfoque", dice. Victoria Sica, empleada de un laboratorio farmacéutico, agrega: "Es una terapia alternativa que se puede considerar como complementaria a la medicina tradicional, no como terapia unicista".

Entonces, no es casualidad que, como afirma la autora de Sana sana, tanto en la Argentina como en el mundo el número de pacientes homeopáticos aumente año tras año ("cada año hay más médicos inscriptos en el curso de homeopatía y todos los homeópatas tenemos cada día más pacientes", dice Müller). Quizá no se trate de un reemplazo, sino de una complementación, de la búsqueda de un equilibrio. Lo que sugiere que luego de tantos años de hegemonía de un sistema de salud tal vez se asome algún tipo de apertura real hacia lo alternativo, o la verdadera libertad de poder elegir los medicamentos que uno desee con las mismas posibilidades y oferta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada