AVISO IMPORTANTE


A partir del día 14 de junio de 2015, domingo, este blog dejará de ser actualizado como se ha venido haciendo hasta la fecha. La primera idea fue la de cerrar el blog, pero el deseo que que cuanto aquí se ha publicado pueda seguir siendo útil en el futuro, nos hace que mantengamos abierto el blog. Si tuviera alguna duda o quisiera hacer algún comentario, no tema hacerlo: seguiremos publicando cuantos comentarios se hagan y seguiremos contestando a las dudas que puedan surgir.
Gracias y hasta siempre.
Andrés Guerrero Serrano
-Homeópata-

martes, 21 de octubre de 2014

Más evidencias de que el ejercicio podría ayudar a combatir la depresión

(Extraído de healthfinder.gov)

Pero un estado de ánimo bajo podría ser una barrera contra la actividad física, halla un estudio

Por Randy Dotinga
JUEVES, 16 de octubre de 2014 (HealthDay News) -- Las personas físicamente activas tienen menos probabilidades de mostrar señales de depresión, halla un estudio reciente.

Y el ejercicio puede ayudar a mejorar el estado de ánimo en las personas que ya se sienten deprimidas, aunque hay una salvedad. Los síntomas de depresión parecen ser una barrera contra la actividad física, comentaron los investigadores británicos.

Los hallazgos, basados en 11,000 adultos de 23 a 50 años, se correlacionan con investigaciones anteriores que sugieren que el ejercicio puede tener un efecto potente sobre la depresión, aunque dista mucho de ser una panacea.

"El ejercicio es bueno para uno", aseguró el Dr. Madhukar Trivedi, un investigador destacado en el campo de los efectos de la actividad física, que no participó en el estudio. "Mejora la salud mental y reduce las probabilidades de contraer depresión".

Quizá parezca obvio que el ejercicio mejora el ánimo, pero probarlo de forma científica ha resultado difícil. Uno de los problemas es que las personas deprimidas tienden a retraerse y no quieren participar en ningún tipo de actividad. Si hacen ejercicio, podría ser porque su depresión comienza a desaparecer por algún motivo que no tiene nada que ver con su nivel de actividad, señalan los expertos.

La nueva investigación, publicada en la edición en línea del 15 de octubre de la revista JAMA Psychiatry, utilizó los datos de un estudio de gran tamaño de personas nacidas en una sola semana en marzo de 1958, en Gran Bretaña.

Los investigadores, del Colegio Universitario de Londres y la Universidad de McGill, en Canadá, evaluaron los síntomas comunes de la depresión, entre ellos los problemas para dormir, la fatiga, la irritabilidad y la ansiedad a los 23, 33, 42 y 50 años de edad.

El diseño del estudio utilizó unas complejas fórmulas estadísticas, y halló que las personas que hacen más ejercicio tienen menos síntomas de depresión. Y las personas más jóvenes que hacían más ejercicio tenían menos síntomas de depresión a lo largo del tiempo.

Entre las personas inactivas de todas las edades, aumentar la actividad de nunca a tres veces por semana redujo las probabilidades de depresión en un 19 por ciento cinco años después, hallaron los investigadores.

Por otro lado, los que eran inactivos a los 23 años y seguían siendo inactivos cinco años más tarde no mostraron ningún cambio en el número de síntomas de depresión, señalaron los investigadores.

Esas tendencias se sostuvieron incluso cuando los investigadores ajustaron sus estadísticas por factores como el nivel educativo.

El estudio no puede probar que el ejercicio sane la depresión. Pero "añade mucha más confianza a lo que sabemos", dijo Trivedi, director del Centro Integral de la Depresión del Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas, en Dallas.

"Las personas que hacen ejercicio tienen menos depresión, y cuando alguien está deprimido, el ejercicio conduce a mejoras en la depresión", afirmó Trivedi.

No está claro de qué forma el ejercicio podría ayudar a curar la depresión, pero Trivedi dijo que una posibilidad es que fomente la creación de nuevas neuronas y conexiones en el cerebro.

45 minutos de ejercicio moderado de cuatro a cinco veces por semana pueden plantear una gran diferencia, aseguró Trivedi.

Pero advirtió que para las personas deprimidas resulta difícil ayudarse a sí mismas haciéndose más activas.

"Si se deprime, intente buscar todo el respaldo posible del ambiente para hacer ejercicio, ya que le resultará más difícil hacer ejercicio que a su vecino que no está deprimido", explicó.

Pero las personas deprimidas no deben intentar tratarse a sí mismas, añadió Trivedi. "No importa qué tratamiento usen: medicamentos, psicoterapia, ejercicio. Deben hacerlo bajo la guía de un proveedor de atención de la salud", enfatizó.

El Dr. David Katz, director del Centro de Investigación en Prevención de la Universidad de Yale, se mostró de acuerdo.

"Este estudio sugiere que la depresión reduce la inclinación a ser activo", dijo.

"Debemos respetar ese hecho, tratarlo como una barrera que primero hay que abordar directamente", agregó Katz.

Una vez los síntomas estén bajo control, planteó, "entonces fomente el ejercicio como parte del tratamiento definitivo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada