AVISO IMPORTANTE


A partir del día 14 de junio de 2015, domingo, este blog dejará de ser actualizado como se ha venido haciendo hasta la fecha. La primera idea fue la de cerrar el blog, pero el deseo que que cuanto aquí se ha publicado pueda seguir siendo útil en el futuro, nos hace que mantengamos abierto el blog. Si tuviera alguna duda o quisiera hacer algún comentario, no tema hacerlo: seguiremos publicando cuantos comentarios se hagan y seguiremos contestando a las dudas que puedan surgir.
Gracias y hasta siempre.
Andrés Guerrero Serrano
-Homeópata-

miércoles, 1 de mayo de 2013

Stop lesiones sin medicamentos: homeopatía para deportistas

(Extraído de lukor.com)

La homeopatía está abriendo un nuevo enfoque en el tratamiento de las lesiones en medicina deportiva. Se posiciona como una terapia muy interesante y la debemos a tener en cuenta como una herramienta más a la hora de tratar y recuperar a nuestros deportistas.

El mecanismo de acción de la homeopatía se basa en
regular y controlar la propia respuesta reparadora de nuestro organismo
. En los tratamientos de fisioterapia mediante láser o ultrasonidos, buscamos aumentar la temperatura en la zona lesionada, con el objeto de aumentar la irrigación y acelerar la curación, en realidad estamos generando una pequeña inflamación controlada. La homeopatía funciona bajo esta filosofía: no trata de bloquear síntomas, sino de reparar y curar.

  • ¿Cómo funciona la homeopatía?

Vamos a pensar en algo que todos vosotros hacéis y que os puede servir para entender un poco mejor cómo funciona la homeopatía. Para mejorar tu rendimiento, no le das al cuerpo descanso, ¿verdad? Entrenando cansamos nuestro cuerpo para que se canse menos después, durante los siguientes entrenamientos y competiciones. Si bien justo al terminar una sesión de entrenamiento estamos fatigados y por tanto menos fuertes que antes de empezar, si al cuerpo le damos unas horas, éste se recupera de la fatiga y tras 24-48 horas estamos más fuertes que antes de haber entrenado y nos cansaremos menos al enfrentarnos a una nueva actividad física. Éste es el mecanismo de funcionamiento de la homeopatía.

Además, la utilización de la homeopatía no excluye la utilización de otras terapias o de los fármacos convencionales (antiinflamatorios, …), son perfectamente complementarios, es tu médico quién debe decidir las diferentes pautas y tratamientos. En el deporte profesional, una de las características a destacar de los fármacos homeopáticos es que no presenta ningún riesgo de cara a los controles anti-doping.

En la práctica deportiva hay tres circunstancias que pueden generar una lesión:

? Un traumatismo accidental: una caída o un choque contra el suelo, contra un contrario, o un compañero o contra un objeto fijo (portería, vallas, postes de redes, piedras en el camino…)

? La autolesión traumática, generada por la propia inercia del cuerpo ante los cambios de dirección, acompañada de un mal gesto deportivo. Puede provocar lesiones en las articulaciones, rotura de ligamentos… O bien la generada por la propia fuerza de un músculo que provoca arrancamientos o roturas musculares.

? Lesiones por sobrecarga debidas a la repetición del gesto deportivo mantenido en el tiempo. A veces estos gestos se realizan en malas condiciones, o con técnica errónea, o con materiales inapropiados o defectuosos, o sobre superficies no adecuadas.

? IMPORTANTE: Conviene recordar que los medicamentos homeopáticos no son productos
naturales sino que son fármacos que están regulados por la ley del Medicamento
. Como cualquier otro fármaco, requieren de un diagnóstico y receta médica, y se venden
exclusivamente en las farmacias.
El deportista ante una lesión, debe acudir al médico especialista para tratar su patología y que este le prescriba el mejor tratamiento y dosis
óptima para su recuperación.

Lo primero que se debe hacer ante una lesión, o mejor dicho, ante un deportista lesionado, es realizar un buen diagnóstico. Es importante saber qué ha ocurrido, cuál es el grado de lesión y qué elementos anatómicos están afectados y, a continuación, iniciar el tratamiento correspondiente. Esta labor corresponde a tu médico especialista. No permitas que nadie sin la adecuada cualificación decida tu tratamiento, eso no quita que se puedan realizar unas medidas elementales o básicas de urgencia.

A continuación, incluimos aquellas lesiones más frecuentes en la práctica del deportista, así como la homeopatía puede ayudar a la hora de tratarlos.

  • Lesión muscular (distensión, elongación, contractura, rotura fibrilar)

Suelen ser autolesiones. Un dolor brusco en un gesto muscular de potencia o velocidad que provoca la sensación de un pinchazo en la zona afectada cuando se produce. Ese pinchazo puede hacerte sospechar una rotura muscular. La exploración clínica complementada con la ecografía y la resonancia magnética determinarán el grado de lesión.

En lesiones importantes se inicia el tratamiento con hielo y antiinflamatorios las primeras 48-72 horas. La utilización de relajantes musculares también suele ser una indicación. Transcurrido ese tiempo o periodo de ataque, el tratamiento con fisioterapia
acompañado de homeopatía ayuda a regenerar ese tejido roto y recuperar
antes la lesión.

El tratamiento homeopático de elección es Árnica Montana 9 CH y Rhus Toxicodendron 7 CH. Las pautas y la decisión de cuándo empezar con la homeopatía corresponden a tu médico.

? Ante contracturas o pequeñas molestias musculares, que aparecen unas horas después de haber realizado ejercicio, o lesiones menores, como las agujetas, se suele pautar una pomada de Árnica.

? El calambre muscular es un tipo de lesión o dolencia muscular de poca gravedad pero que puede resultar molesto, sobre todo si son frecuentes y, más aún, si interrumpe tu actividad deportiva. El tratamiento en estos casos es el reposo, los estiramientos suaves y la aplicación de una pomada de Árnica. El Cuprum Metallicum 9CH es una de las primeras indicaciones ante esta situación. Ante calambres de repetición en personas con estrés o con cierto carácter nervioso se utiliza Coffea Cruda 9CH junto con una reducción del consumo de café o productos que contengan cafeína. Se suele prescribir Kalium Phosphoricum 9CH si uno de los síntomas que acompaña a estos calambres es una fatiga desproporcionada.

  • Lesión tendinosa (tendinitis o tendinosis).

Suelen aparecer por sobrecarga, por repetición de un mal gesto deportivo. Son dolorosas, pero no son graves si son tratadas adecuadamente. Es importante buscar e intentar corregir la causa que la provoca y sobre todo tener paciencia, ya que su curación es lenta. Si no le damos el descanso y el tratamiento adecuado podría generar una lesión crónica o, incluso con el tiempo, una rotura del tendón. Los tratamientos homeopáticos de elección son la Ruta Graveolens 5CHcuando el dolor empeora con el reposo y mejora con los movimiento y Rhus
Toxicodendron 7CH
cuando el dolor se agrava con los primeros movimientos pero mejora con el movimiento suave y controlado.

  • Lesión en los ligamentos

Los ligamentos son muy elásticos, pero cuando los sometemos a un sobre-estiramiento pueden romperse total o parcialmente, o simplemente no recuperan su longitud inicial, quedando elongados, lo que conocemos como esguinces, que son también muy frecuentes. Requiere una valoración médica, ya que según el grado de lesión el tratamiento será diferente. No permitas que alguien sin los conocimientos o formación adecuada te indique tratamientos milagrosos de recuperación, cada lesión lleva su tiempo de curación y adelantar esos plazos sin la supervisión médica puede llevarte a recaídas frecuentes y largas recuperaciones, retrasando excesivamente tu vuelta a tu actividad deportiva. Aplica hielo durante 24-48 horas. El tratamiento homeopático de elección en este caso será la combinación de Árnica Montana 9 CH y Ruta Graveolens 5 CH.

Es una inflamación de unas pequeñas bolsas, llenas de líquido sinovial que en determinadas articulaciones sirve para suavizar o lubricar el paso de los tendones. Cuando se inflama presenta dolor a la presión y un aumento de tamaño fácilmente observable. Las localizaciones más frecuente son la rodilla (bajo la rótula) y el codo. Su tratamiento será con antiinflamatorios y reposo, como en muchas otras lesiones. En el caso de que no mejore, tu médico puede proceder a extraer ese exceso de líquido con el objeto de disminuir la presión y por tanto el dolor, y/o infiltrar un antiinflamatorio dentro de la bolsa (bursa).

Para pautar el tratamiento homeopático el médico debe comprobar que signos o síntomas destacan, así cuando se presenta un enrojecimiento en la piel y hay mucho dolor se suele
utilizar Belladona 5 CH, si el dolor mejora con el reposo y cualquier movimiento lo empeora, el tratamiento de elección es la Bryonia Alba 9 CH, y si el dolor mejora con el frío se
prescribe Apis 15CH. Hay un tipo especial de bursitis muy frecuente en corredores, se produce en la cara lateral externa de la rodilla, sobre todo al inicio de la temporada, cuando la carga de entrenamiento empieza a ser importante. Esta se debe al roce del tendón de un músculo llamado tensor de la fascia lata y la cintilla íleo tibial sobre la parte externa la articulación de rodilla, en este caso, se pauta Bryonia Alba 9 CH complementado con un trabajo específico de flexibilidad del músculo tensor de la fascia y un pequeño masaje con hielo en la zona afectada nada más terminar la sesión de entrenamiento.

  • Lesiones en las articulaciones

Entre las más frecuentes destaca la luxación, cuando un hueso se sale de su articulación (“de su sitio”). Son muy dolorosas, necesitan ser reducidas, pero debe hacerlo un profesional con
experiencia ya que puede haber riesgos importantes si no se realiza correctamente. Importante, si no se completa el tiempo de inmovilización de manera rigurosa, los riesgos de recaída son muy frecuentes. Una vez reducida la luxación, el dolor no suele ser importante, se suele pautar algún calmante. El tratamiento homeopático que se prescribe es Árnica Montana 9 CH.

Ante cualquier fractura, el tratamiento inmediato es acudir al médico de urgencia. Se debe realizar el traslado al centro hospitalario en las condiciones adecuadas. Cualquier actuación debe ser realizada por personal cualificado. Una vez inmovilizado con la correspondiente férula o escayola y ya en casa, el tratamiento homeopático que se utiliza es Calcarea Phosphorica 9CH, que ayuda a la consolidación de la fractura, y Árnica Montana 9 CH, que reduce la inflamación y el dolor.

Es una inflamación del tejido que recubre el hueso; la más frecuente es la periostitis tibial. Su tratamiento no es sencillo, sobre todo en los casos en que esté muy avanzada. Es una lesión por sobrecarga. Entre los factores predisponentes está el aumento de peso corporal. El reposo es fundamental; en la mayoría de los casos se va a necesitar tratamiento de fisioterapia. Una vez superada la fase aguda, cuando el dolor haya disminuido, es clave el fortalecimiento del músculo tibial anterior. Este músculo es el que ayuda a elevar la punta del pie hacia arriba, dejando apoyado en suelo solamente el talón. Se deben realizar tres series de 25 repeticiones, alternando una serie con una pierna y luego la otra, tres veces por semana, al menos durante un mes y medio.

Al terminar cada sesión un masaje con una bolsa con hielo ayudará a una recuperación más rápida y efectiva. En cuanto al tratamiento homeopático los fármacos indicados son Symphytum Officinale 5 CH y Ruta Graveolens 5 CH.

Su tratamiento inicial será la aplicación de hielo. Un truco: pon un poco de agua en la bolsa con el hielo, permitirá una mayor adaptación anatómica sobre la zona afectada, facilitando el enfriamiento. Es conveniente utilizar dos bolsas de plástico o una sin costuras para no mojarte. No debes colocarlo directamente sobre la piel, utiliza un trapo fino o una camiseta. Muy importante, las aplicaciones serán de 15 minutos cada 4 horas durante las 48-72 horas siguientes al golpe.

También ayuda a reducir la inflamación la compresión suave mediante un vendaje (es importante que no esté muy apretado), la elevación del miembro afectado (por ejemplo sentado con el pie en
alto) y por supuesto, el reposo. Los tratamientos homeopáticos varían en función de la zona anatómica sobre la que se ha producido la lesión, si es sobre un músculo se indica Árnica Montana 9 CH, sobre un hueso Calcarea Phosphorica 7 CH y Symphytum Officinale 5 CH, sobre un tendón Ruta Graveolens 5 CH, sobre un nervio Hypericum Perforatum 5 CH (acompañado
de un complejo con Vitamina B1, B6 y B12
).

La homeopatía, por tanto, se revela como un complemento eficaz, junto a la medicina deportiva, la traumatología, la rehabilitación y otras especialidades médicas, en la prevención, el
tratamiento y la curación de las lesiones deportivas, además de ayudar en la puesta a punto del deportista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada