AVISO IMPORTANTE


A partir del día 14 de junio de 2015, domingo, este blog dejará de ser actualizado como se ha venido haciendo hasta la fecha. La primera idea fue la de cerrar el blog, pero el deseo que que cuanto aquí se ha publicado pueda seguir siendo útil en el futuro, nos hace que mantengamos abierto el blog. Si tuviera alguna duda o quisiera hacer algún comentario, no tema hacerlo: seguiremos publicando cuantos comentarios se hagan y seguiremos contestando a las dudas que puedan surgir.
Gracias y hasta siempre.
Andrés Guerrero Serrano
-Homeópata-

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Glaucoma y Homeopatía

(Extraído de glaucoma.com.es)

El enfoque homeopático para tratar el glaucoma es muy diferente que el enfoque tradicional de usar gotas para los ojos y cirugía. De hecho, los defensores de la homeopatía afirman que el método estándar de reducción de la presión mediante el bloqueo de la producción acuosa sería muy similar al tratamiento de una persona con la presión arterial alta, ¿administrar medicamentos para detener la producción de la sangre? ¡No tiene sentido!

El tratamiento homeopático se basa en verdaderas leyes de la curación. Las leyes verdaderas no cambian con el tiempo. Hace más de 250 años que se estudia homeopatía con los mismos libros de texto. Estas leyes homeopáticas de curación no han cambiado a diferencia de la medicina moderna que cambia los métodos de tratamiento cada año. ¿Nos estamos beneficiando de estos enfoques modernos? Algunos expertos en homeopatía creen que no, de hecho, las enfermedades oculares en general y especialmente el glaucoma en general, están aumentando.

Ha habido un aumento dramático en las enfermedades oculares en todo el mundo. ¿Por qué sucede esto? ¿Pueden las leyes homeopáticas explicar este aumento?

Según la Academia Americana de Oftalmología, se espera que la enfermedad ocular relacionada con la edad incluyendo cataratas, retinopatía diabética, glaucoma y degeneración macular relacionada con la edad, aumenten dramáticamente de 28 millones de hoy en día a 43 millones para el año 2020.

Los Archivos de Oftalmología publicaron un estudio en el año 2003 en el que se observaban a 10.500 pacientes. El glaucoma primario de ángulo abierto se ha incrementado en un 13,8%.

La primera ley de la homeopatía es la ley de los semejantes. Esto indica que una sustancia que produce síntomas o una enfermedad en una persona sana, puede ser capaz de curar estos síntomas en un estado patológico. Un ejemplo es la Belladonna. Si un individuo sano ingiere belladona, éste desarrollará una fiebre acompañada de un dolor de cabeza palpitante, enrojecimiento de la cara, sed y alucinaciones. Así que una persona enferma que presente estos mismos síntomas se beneficiará al tomar Belladonna.

El cuerpo es sabio y la enfermedad es una tentativa para el cuerpo para producir homeostasis o un equilibrio. Cuando una persona tiene fiebre el cuerpo necesita esta fiebre para combatir una infección. El remedio homeopático apoya lo que el cuerpo tiene que hacer para lograr la homeostasis. La medicina tradicional trata con los opuestos por lo que un paciente con fiebre recibirá un medicamento para bajarla, es decir, un contrario. Pero esto va en contra de la sabiduría corporal que trata de lograr un equilibrio. No se cura la enfermedad, sino que simplemente suprime los síntomas y además, no trata el problema subyacente. Puede parecer muy peligroso suministrar una sustancia que puede causar los mismos síntomas. ¿No agravaría esto la enfermedad? Curiosamente este enfoque ayuda al cuerpo a alcanzar su objetivo de la homeostasis. Una vez que la medicina homeopática comienza a actuar, el cuerpo ya no necesita los síntomas o la enfermedad y el problema se erradica.

La segunda ley es la Ley de Hering. Esto indica que el cuerpo adquiere la enfermedad en una cierta dirección y, a continuación enfermedad se irá la dirección opuesta. Por ejemplo, los pacientes con enfermedad de la piel que son tratados con esteroides y con frecuencia desarrollan asma. La enfermedad se empuja más profundamente en el cuerpo, lo que conduce a una enfermedad más grave. Cuando esta misma persona es tratada homeopáticamente el asma mejorará pero el estado de la piel volverá.

La última ley es la ley de la dilución. Esta para la mayoría de la gente es la más difícil de entender. Los remedios homeopáticos se diluyen a diluciones infinitesimales. ¿Cómo pueden trabajar? Recordando la ley de los semejantes. Seleccionamos los remedios homeopáticos que producen la misma acción que la enfermedad. Queremos que el remedio homeopático actúe como un catalizador suave para restaurar el cuerpo con la homeostasis.

Nos gustaría hablar de supresión como una explicación para el aumento de las enfermedades de los ojos. Desafortunadamente la medicina más moderna produce la supresión empujando la enfermedad hacia el interior más profundamente, dando como resultado, problemas más serios.

El mayor contribuyente a la enfermedad de los ojos, según algunos expertos de la homeopatía, son las grandes farmacéuticas o la industria farmacéutica en general. La causa más importante que contribuye al aumento de todas las enfermedades oculares es la supresión producida por las medicinas modernas.

He aquí algunos ejemplos de supresión:

  • Antibióticos para la conjuntivitis.
  • El tratamiento de la blefaritis crónica.
  • Colirios de esteroides.
  • La cirugía de cataratas.
  • La cirugía con láser y las inyecciones para la enfermedad de la retina.

¿Por Que? La enfermedad se está tratando con los opuestos y esto hace que la enfermedad sea empujada más profundamente en el cuerpo, y como consecuencia, esto dará lugar a un problema en el ojo más grave.

Éstos son algunos de los efectos secundarios o los resultados de la supresión en el uso de gotas oculares con esteroides. Estos se enumeran por la medicina moderna como "efectos colaterales", en lugar del resultado de la supresión.

  • Aumento de la presión intraocular, que a veces lleva al glaucoma.
  • Cataratas.
  • Infecciones.
  • Herpes simple.
  • úlceras corneales.

Las gotas oculares para el glaucoma pueden ser particularmente supresoras cuando se utilizan para disminuir la presión intraocular. Los medicamentos para el glaucoma suprimen la producción natural de humor acuoso, que es esencial en el transporte de oxígeno y nutrientes al ojo.

Hay dos enfoques homeopáticos para el glaucoma basados en la ley de los semejantes. La primera es observar las sustancias que producen una patología similar al glaucoma. Estas serían sustancias que causan una elevación de la presión y sustancias que causan atrofia o daños en el nervio óptico del ojo.

El enfoque homeopático para tratar la enfermedad de los ojos no es nuevo y hay una fuerte historia homeopática en oftalmología. El Hospital Oftalmológico de Nueva York era un hospital homeopático en 1852 y estuvo bajo la gestión homeopática hasta 1867. En 1931 se trató a más de 31.000 pacientes.

La Sociedad Americana Homeopática de Oftalmología y Otología existía desde 1877, y todavía seguía existiendo en 1941.

Hay libros canónicos en oftalmología por homeópatas. Por ejemplo Homeopatía Terapéutica en Oftalmología, publicado en 1916 por John L. Moffat, MD, y Enfermedades oftálmicas y Terapéuticas, que fue publicado en 1872 por AB Norton.

Ambos libros, junto con otros artículos publicados apoyan el beneficio de la homeopatía en el tratamiento del glaucoma.

Hay una lista de sustancias que hayan demostrado ser eficaces en la disminución de la presión ocular elevada. Es importante señalar que no se está diciendo que simplemente una sustancia pueda reducir la presión intraocular. Los homeópatas se fijan en todos los síntomas que la persona está experimentando: mental, emocional y físico. Así que tal vez, 100 pacientes con glaucoma puede ser que necesiten cada una un remedio homeopático diferente.

El interés en el tratamiento del glaucoma es encontrar recursos eficaces en la reversión o en la detención del daño al nervio óptico. Un buen ejemplo del enfoque homeopático del daño del nervio óptico es revisar una condición llamada ambliopía tóxica. Esta es una reacción tóxica en la porción orbital (haz papilomacular) del nervio óptico que es causada por varios factores tóxicos y nutricionales. La ambliopía tóxica suele ser bilateral y simétrica (similar al daño por glaucoma). En alcohólicos, la desnutrición puede ser la causa subyacente. Otras sustancias que pueden dañar el nervio óptico son el tabaco, el plomo, el metanol, el cloranfenicol, digoxina, etambutol, DDT, tintes de anilina y muchos otros químicos incluyendo muchos medicamentos de venta sin receta y recetados.

La mayor parte de las sustancias mencionadas anteriormente se enumeran en la literatura homeopática como eficaces en el tratamiento del glaucoma.

La experiencia de muchos homeópatas les ha llevado a creer que los productos petroquímicos de los plásticos son un factor que contribuye de forma importante a las enfermedades del nervio óptico. Nos bombardean con productos hechos de plástico. Botellas de agua de plástico, recipientes de plástico, envolturas de plástico, etc. Los estudios han demostrado que el plástico produce productos químicos nocivos que se filtran en nuestros alimentos y bebidas. En la literatura homeopática muchos de estos productos se enumeran como remedios para el tratamiento de la lesión del nervio óptico.

La homeopatía puede ser extremadamente útil en el tratamiento del glaucoma. Recuerda que el glaucoma puede ser una enfermedad muy grave. Normalmente no se debe dejar de tomar los medicamentos para el glaucoma hasta que el homeópata observa un efecto reductor de la presión con el medicamento homeopático adecuado. Incluso entonces se debe controlar gradualmente la presión a medida que se utilizan las gotas para el glaucoma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada