AVISO IMPORTANTE


A partir del día 14 de junio de 2015, domingo, este blog dejará de ser actualizado como se ha venido haciendo hasta la fecha. La primera idea fue la de cerrar el blog, pero el deseo que que cuanto aquí se ha publicado pueda seguir siendo útil en el futuro, nos hace que mantengamos abierto el blog. Si tuviera alguna duda o quisiera hacer algún comentario, no tema hacerlo: seguiremos publicando cuantos comentarios se hagan y seguiremos contestando a las dudas que puedan surgir.
Gracias y hasta siempre.
Andrés Guerrero Serrano
-Homeópata-

sábado, 18 de junio de 2011

Relacionan la impotencia con el síndrome de piernas inquietas

(Extraído de Healthfinder.gov)
Mientras más frecuentes son los síntomas, más sólida es la conexión, halla un estudio

MIÉRCOLES, 15 de junio (HealthDay News/HolaDoctor) -- Los hombres que luchan con el síndrome de piernas inquietas se enfrentan a un mayor riesgo de impotencia, sugiere un estudio reciente.

El estudio, llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Harvard, afianza investigaciones anteriores de científicos que encontraron que la impotencia, o disfunción eréctil, era más común entre los hombres mayores que tenían síndrome de piernas inquietas, y mientras más frecuentes eran los síntomas del trastorno del sueño, mayor riesgo había de impotencia.

Para el nuevo estudio, los investigadores comenzaron con más de 11,000 hombres, con una edad promedio de 64 años al inicio del ensayo en 2002, que no sufrían de impotencia, diabetes ni artritis. El ensayo, llamado Estudio de seguimiento de profesionales de la salud, comenzó cuando los hombres respondieron una variedad de preguntas estandarizadas relacionadas con la salud.

Se consideraba que los hombres sufrían de síndrome de piernas inquietas (SPI) si cumplían con cuatro criterios diagnósticos del trastorno recomendados por el Grupo Internacional de Estudios del SPI, y habían tenido síntomas más de cinco veces por mes.

Los investigadores identificaron 1,979 casos de disfunción eréctil. Y los hombres con síndrome de piernas inquietas tenían aproximadamente 50 por ciento más probabilidades de hacerse impotentes, frente a los hombres sin el síndrome, incluso después de que los investigadores compensaron por la edad y peso de los participantes, y si fumaban o usaban antidepresivos, además de la presencia de varias enfermedades crónicas.

Los hombres que experimentaron síntomas del síndrome de piernas inquietas hasta catorce veces por semana tenían 68 por ciento más probabilidades de enfrentarse a la disfunción eréctil, encontró el estudio.

La investigación fue presentada en SLEEP 2011, la reunión anual de la Asociación de Sociedades Profesionales del Sueño (Associated Professional Sleep Societies) en Minneapolis. Debido a que este estudio se presentó en una reunión médica, sus datos y conclusiones deben ser considerados como preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por colegas.

En la edición del 1 de enero de 2010 de la revista Sleep, los mismos investigadores reportaron que la disfunción eréctil era más común en hombres mayores que sufrían de síndrome de piernas inquietas que en los que no, y la relación era más sólida en los hombres con una frecuencia más alta de síntomas de SPI.

"Los mecanismos que subyacen la asociación entre el SPI y la disfunción eréctil podrían ser causados por la hipofunción de la dopamina [una sustancia química del cerebro] en el sistema nervioso central, que se asocia con ambas afecciones", señaló en ese momento el autor líder del estudio, el Dr. Xiagn Gao, profesor de la Facultad de medicina de la Harvard y epidemiólogo asociado del Hospital Brigham y Women's, en Boston.

Según la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., el síndrome de piernas inquietas provoca un deseo poderoso de mover las piernas, que se sienten incómodas al acostarse o sentarse. Algunas personas lo describen como una sensación progresiva, de hormigueo o ardor. Mover las piernas hace que se sientan mejor, pero el alivio no es duradero. Por lo general, no hay una causa conocida para el síndrome de piernas inquietas. En algunos casos, puede ser causado por una enfermedad o condición, como la anemia o el embarazo. La cafeína, el tabaco y el alcohol pueden empeorar los síntomas.

Más información

Para más información sobre el síndrome de piernas inquietas, visite los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

(FUENTE: June 14, 2011, study presentation, SLEEP 2011, the annual meeting of the Associated Professional Sleep Societies, Minneapolis)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada