AVISO IMPORTANTE


A partir del día 14 de junio de 2015, domingo, este blog dejará de ser actualizado como se ha venido haciendo hasta la fecha. La primera idea fue la de cerrar el blog, pero el deseo que que cuanto aquí se ha publicado pueda seguir siendo útil en el futuro, nos hace que mantengamos abierto el blog. Si tuviera alguna duda o quisiera hacer algún comentario, no tema hacerlo: seguiremos publicando cuantos comentarios se hagan y seguiremos contestando a las dudas que puedan surgir.
Gracias y hasta siempre.
Andrés Guerrero Serrano
-Homeópata-

martes, 14 de junio de 2011

La era de la medicina "antiaging"

(Extraído de Vos La Voz)

Para contrarrestar los efectos del tiempo, hay que mantener en “forma” cuerpo, mente y espíritu. Te presentamos una lista de nutrientes infaltables.

13/06/2011 18:07

Josefina Edelstein

Especial

Como nunca antes, en estos tiempos se exalta la juventud como sinónimo de belleza física. Tras ese objetivo, a diario nos topamos con todo tipo de productos y tratamientos para detener o, mejor dicho, disimular el paso del tiempo. En realidad (no está demás recordarlo), todos envejecemos.

Pero si le quitásemos a este término la connotación negativa con la que se lo ha cargado, se podría aspirar a un proceso natural ligado al bienestar, a la salud y, por supuesto, a la belleza externa e interna. Desde esta perspectiva trabaja la medicina antiaging, cuyo objetivo es que las personas estén sanas para que continúen sanas.

Que a menudo miremos a nuestros padres y abuelos para prever lo que nos depararán los años, puede ser un buen indicio genético. No obstante, los factores ambientales tienen una influencia tanto o más importante que los genes.

“El camino que conduce hacia la longevidad es complejo, máxime en la posmodernidad. Numerosos factores ambientales a los que nuestros antecesores no estaban expuestos ponen en peligro el bienestar del cuerpo humano y aceleran procesos de desgaste, entre ellos el estrés extremo y el daño causado por la sobreutilización de ciertas herramientas tecnológicas”, advierte José Luis Díaz Casal, especialista en medicina antiaging.
Otro predictor de gran peso en la calidad de vida es la alimentación. “Está demostrado de manera fehaciente que la dieta hipocalórica actúa como antiaging”, indica Graciela Páez, especialista en medicina orthomolecular.

Pilares de la buena vida
Teniendo en cuenta la determinante interrelación de los seres humanos con el entorno, las pautas antiage son clave y consisten en evitar todo lo que genere un envejecimiento prematuro, como la radiación solar, el cigarrillo y el estrés.

Por otro lado, y sin que signifique entrar en un terreno de privaciones ni de aburrimiento, la alimentación debe ser equilibrada y variada, y en esto queda claro que el fast food (comida rápida) no figura en el menú de opciones ni dentro ni fuera de la casa.

“La dieta ideal –apunta Díaz Casal– debe tener un alto contenido de antioxidantes, los cuales pueden encontrarse principalmente en verduras frescas, frutas, cereales y semillas”.

Pero como comer no es sólo un acto de masticar y tragar, la invitación es a procurar “un ambiente lo más sano posible (libre de smog, de radiaciones ionizantes, de ruidos molestos). Las personas que viven en familia, comen en familia, comen liviano, e incorporan alimentos de muchos colores (éstos marcan la presencia de gran cantidad de antioxidantes), tienen una enorme ventaja frente a quienes tienen otro tipo de hábitos alimentarios”, explica.

La actividad física es el otro aspecto indispensable. Si uno tiene la posibilidad de hacer ejercicios en forma programada, es lo ideal. Si, en cambio, el tiempo es tirano, entonces... a ponerse unas zapatillas y caminar media hora todos los días de la semana.

Uno es dueño de su tiempo sólo si se da y respeta espacios que promueven bienestar. Es así como se adquieren pautas para bajar el nivel de estrés, aumentar la circulación de endorfinas, cargarse de energía y buena onda, todo lo cual ayuda a desengancharse de preocupaciones y del ritmo agitado de esta época.

10 nutrientes esenciales
José Luis Díaz Casal
Médico (MP 17.758/6), responsable de los programas de Medicina Antiaging de Sanatorio Diquecito.

Existen una serie de nutrientes esenciales que contribuyen a contrarrestar el proceso de desgaste celular del cuerpo y a vivir más y mejor. Estos son:

1. Ácido alfalipoico. Es un potente antioxidante. Contribuye a incrementar los niveles de insulina en sangre, entre otros. Se encuentra en la espinaca, brócoli y arvejas.
2- Aminoácidos. Estimulan en general la actividad bactericida de los macrófagos, y en el caso particular de la arginina, estimula la liberación de la hormona del crecimiento, insulina y glucagón. Estos aminoácidos son:
- Arginina. Se encuentra en el pescado, maní, nueces, frutas de cáscara dura y berenjena.
- Tirosina. Se encuentra en la leche y derivados, huevos, arroz integral y porotos negros.
- Lisina. Se encuentra en quesos, huevos, pescado y pollo.
- Carnitina. Se encuentra en huevos, pescado, carnes y leche.
3- Antioxidantes. Actúan neutralizando los radicales libres. Están en el pescado, soja, avena, ajo, frutas y vegetales de colores (uva, manzana, ciruela y zanahoria), chocolate amargo y vino tinto.
4- Picolinato de cromo. Potencia la acción de la insulina a nivel celular. Se encuentra en el brócoli, papa, manzana, banana, jugo de uvas y de naranja.
5- Coenzima Q10. Refuerza el sistema inmunológico y protege el sistema cardiovascular. Se encuentra en el salmón, sardina, espinaca, maní y carne vacuna.
6- Omega 3. Disminuye la incidencia de enfermedades cardiovasculares y tendría efectos benéficos a nivel cerebral. Se encuentra en el salmón, tofu, calabaza, aceite de oliva, espinaca.
7- Glucosamina. Favorece el desarrollo del tejido cartilaginoso. Se lo utiliza para el tratamiento de la artrosis. Se encuentra en el exoesqueleto de los crustáceos y otros artrópodos, y en algunos hongos.
8- Té verde. Contiene polifenoles de potentes efectos antioxidantes y, en menor grado, antibacterianos. Se obtiene de la Camelia sinensis.
9- Granada. Es rica en antioxidantes, oligoelementos y vitamina C. Tiene, entre otras, propiedades diuréticas y antihipertensivas.
10- Vitamina D. Interviene en la regulación de los niveles de calcio y fósforo en sangre. Se encuentra en derivados de la leche, huevos, sardinas, atún y frutas como banana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada