AVISO IMPORTANTE


A partir del día 14 de junio de 2015, domingo, este blog dejará de ser actualizado como se ha venido haciendo hasta la fecha. La primera idea fue la de cerrar el blog, pero el deseo que que cuanto aquí se ha publicado pueda seguir siendo útil en el futuro, nos hace que mantengamos abierto el blog. Si tuviera alguna duda o quisiera hacer algún comentario, no tema hacerlo: seguiremos publicando cuantos comentarios se hagan y seguiremos contestando a las dudas que puedan surgir.
Gracias y hasta siempre.
Andrés Guerrero Serrano
-Homeópata-

lunes, 6 de junio de 2011

La homeopatía, una alternativa terapéutica que complementa a la medicina tradicional

(Extraído de Pueblo y Sociedad Noticias)

by Pedro Wicker Man

Desde hace unos años, incorporar este procedimiento terapéutico a mi arsenal de tratamientos para curar a mis enfermos. La homeopatía ha sido siempre muy criticada en España por la clase médica, siendo como una especie de tratamientos propio de curanderos. De hecho, hoy en día todavía hablar de homeopatía a otros colegas, para algunos, nos supone un verdadero esfuerzo para que nos arriesgamos a ser “rayados” de médicos poco recomendables. Pero con el tiempo la homeopatía va ocupando su espacio, no en vano es una ciencia que lleva subsistiendo en el mundo de la medicina desde hace más de 200 años.

Debo decir que aplicar estos tratamientos supone una gran formación y conocimientos de medicina porque no es fácil utilizar el medicamento adecuado para cada patología teniendo en cuenta que un síntoma se puede tratar con diferentes fármacos. Por lo tanto el conocimiento de la Materia Médica (que es donde se recogen todos los productos, sus acciones y modalidades) se ha de dominar y conocer como la palma de la mano. Además investigar en profundidad al enfermo en todas sus facetas (físicas y psíquicas) es fundamental para poder administrar el tratamiento adecuado.

El descubridor de todo esto fue un médico alemán llamado Samuel Hahnemann, que descontento con los tratamientos tradicionales, comenzó a experimentar con productos naturales, extraídos de la propia naturaleza aplicándolas a dosis tóxicas y observando los resultados que obtenía de todo esto. En muchas ocasiones incluso lo experimentó en su propio cuerpo. Comprobó que determinados medicamentos que producían un síntoma a dosis tóxicas, se utilizaban para curar estos síntomas, de ahí nació el concepto de Similitud. El observó con la quinina que se utilizaba en su época para tratar la fiebre y cuando se administraba a dosis altas, producía también este síntoma. Toda esta observación llevó a estudiar diferentes sustancias y ver sus efectos para después aplicarlos a dosis muy bajas.

Hoy en día disponemos de más de 3500 cepas de medicamentos que actualmente se procesan en laboratorios específicos y se obtienen los productos adecuados para su utilización.

La homeopatía tiene la ventaja de que no produce efectos secundarios por lo que se puede aplicar a mujeres embarazadas, ancianos e incluso niños lactantes. Mi experiencia con esta terapéutica me dice que es muy útil para enfermedades banales donde la medicina alopática fracasa estrepitosamente.

Otra de las peculiaridades que tiene este tratamiento es que lo utilizamos a dosis infinitesimales (de ahí su falta de efectos secundarios) a través de un proceso de dilución y dinamización del producto. Con ello se consigue que el resultado final sea un medicamento no tóxico pero que contiene la información necesaria para que el organismo reaccione ante el fármaco. Es decir, con la medicina homeopática lo que conseguimos es que el individuo se cure a sí mismo estimulando su reacción ante el producto adverso que le produce los síntomas que en este momento sufre su enfermedad.

Con ello, entramos en el concepto para mí más importante de esta medicina. Es el de la individualidad. Los avances tecnológicos que constantemente estamos consiguiendo en la medicina contemporánea, nos lleva a fragmentar el enfermo, de tal manera que nos olvidamos de estudiar en conjunto y nos centramos en el órgano o los órganos afectados. Esto es un error, ya que el individuo es un todo tanto físico como psíquico y de hecho hay una interacción entre esta dualidad del enfermo, de tal manera que muchos procesos patológicos físicos nos conducen a unos comportamientos psíquicos anormales o viceversa. Este concepto es el que más me gusta de la medicina homeopática, ya que mantiene el trato del enfermo como un ser humano en vez de verlo como un órgano exclusivamente.

Cuando un individuo enferma, todo su cuerpo responde a esta enfermedad, porque se establece un desequilibrio en todo su organismo, ya que todo él está interaccionado. El hígado funciona porque la sangre circula por él, el corazón se mueve porque el cerebro lo determina la misma manera que el sistema endocrino interviene en este y el resto de los órganos. Por lo tanto el concepto de enfermedad se produce como consecuencia de una afectación de la energía vital del individuo que es la que mantiene la salud.

No todos cuando tenemos un mal lo percibimos de la misma manera, ni tampoco todos los que estamos alrededor de un enfermo enfermamos por contagio. Unos superamos enfermedades graves y otros con los mismos síntomas no logran superarlo. Esto es porque cada individuo es un organismo diferente y por tanto la respuesta a una idéntica patología también será diferente. Además constitucionalmente también tenemos unos patrones diferenciales. Es decir cada uno vivimos la enfermedad de una manera diferente y este comportamiento es el que va a establecer que el tratamiento homeopático de una misma enfermedad sea diferente para cada individuo.

La medicina homeopática lo que busca es curar al enfermo en su totalidad, desde dentro hacia fuera restableciendo su salud completamente. Con la medicina alopática muchas veces hacemos un tratamiento sintomático pero no profundizamos en la enfermedad. Por tanto, podemos afirmar sin ningún género de dudas que la homeopatía tiene cuidado de la salud.

Que nadie me interprete mal. Yo no desprecio ni rehuyo de la medicina alopática, ya que también ha demostrado a lo largo de la historia su efectividad. Además muchas enfermedades de cierta gravedad se deben tratar con este tipo de medicina. Pero tampoco quiero renunciar a la medicina homeopática pues en enfermedades banales, me va a solucionar el problema y en enfermedades más graves me complementar la medicina tradicional.

Como médico creo que tengo que utilizar todos los medios terapéuticos a mi alcance y saber compaginar para que mis pacientes se beneficien de ello y consigan restablecer su salud. No despreciamos la homeopatía porque no sepamos cuál es su mecanismo de acción. Tampoco conocemos el de muchas patologías y no por ello renegamos de la medicina tradicional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada