AVISO IMPORTANTE


A partir del día 14 de junio de 2015, domingo, este blog dejará de ser actualizado como se ha venido haciendo hasta la fecha. La primera idea fue la de cerrar el blog, pero el deseo que que cuanto aquí se ha publicado pueda seguir siendo útil en el futuro, nos hace que mantengamos abierto el blog. Si tuviera alguna duda o quisiera hacer algún comentario, no tema hacerlo: seguiremos publicando cuantos comentarios se hagan y seguiremos contestando a las dudas que puedan surgir.
Gracias y hasta siempre.
Andrés Guerrero Serrano
-Homeópata-

miércoles, 5 de febrero de 2014

Homeopatía para drenar el organismo

(Extraído de escuelacenac.com)

El cuerpo está expuesto continuamente a sustancias tóxicas y contaminantes que pueden interferir negativamente en nuestra salud. Los complejos homeopáticos son drenadores naturales que ayudan eliminarlas.

Por el doctor Juan Pedro Ramírez,

Las sustancias contaminantes afectan de una manera inespecífica a nuestro cuerpo, ya que sobrecargan sus órganos naturales de eliminación y alteran el comportamiento del sistema inmunológico. Así, pueden originar cuadros patológicos diferentes, entre los que se hallan los de tipo degenerativo.

Los expertos coinciden en que los factores más determinantes de la salud de las personas son el medio en el que viven, así como sus hábitos de vida. Lógicamente, el medio ambiente, como consecuencia del uso masivo de combustibles fósiles, insecticidas y abonos químicos, y de la expansión de industrias agresivas, es la fuente de tóxicos más voluminosa e importante. Esa contaminación nos puede llegar por distintas vías.

¿Cómo se pueden eliminar de manera natural las sustancias tóxicas? Un análisis de 105 estudios toxicológicos publicado en 1994 por el doctor Linde mostró que las medicinas homeopáticas son útiles en el tratamiento de las exposiciones a tóxicos. La primera persona que utilizó la expresión «drenador compuesto», una mezcla de diferentes diluciones a bajas potencias homeopáticas, fue Antoine Nebel (1870-1954). Desde entonces, los homeópatas hemos tenido que esperar hasta las últimas décadas del siglo XX para comprender el mecanismo de acción de estos medicamentos, basados en la activación del llamado «Efecto Bystander». Éste se basa en la microinmunología y modula la inflamación subyacente en los tejidos a través de cambios en las citocinas (conjunto de proteínas que regulan las interacciones de las células del sistema inmunológico) que producen los leucocitos y, en consecuencia, activan los mecanismos naturales que llevan a la eliminación de toxinas y a la reparación de los tejidos.

Enumeramos a continuación las cepas homeopáticas componentes de estos drenadores con su acción selectiva:

Cepas drenadores del hígado:

  • Carduus Marianus: Acción protectora sobre la célula hepática. Optimiza el metabolismo de las grasas.
  • Chelidonium Majus: Acción específica sobre la vesícula.
  • Taraxacum Officinale: Magnífico drenante hepático.
  • Nux Vomica: Es un drenante aconsejable para quienes tienden a abusar de la comida, el alcohol y los excitantes.
  • Peumus Boldus: Drenante biliar.

Cepas drenadoras del riñón y de las vías urinarias:

  • Solanum Dulcamara: Es un drenante adecuado para quienes padecen problemas urinarios que se agravan en tiempo de lluvia.
  • Solidago Virgaurea: Se recomienda a quienes padecen albuminuria, orina escasa y turbia, con dolor renal irradiado a los flancos.
  • Equisetum Arvense: Adecuado para quienes tienen un constante deseo de miccionar y presentan al mismo tiempo dolor en la zona vesical.
  • Cantharis: Idóneo para quienes miccionan con gran dolor (como si se eliminaran hojas de afeitar).
  • Coccus Cacti: Este drenante es útil para las personas que sufren dolor vivo en los riñones con deseos urgentes e ineficaces de micción.
  • Berberis Vulgaris: Esta cepa ayuda para quienes padecen dolores desgarrantes a lo largo de los cordones espermáticos.

Cepas drenadoras del sistema linfático:

  • Conium Maculatum: Se le suele administrar a personas con ateroesclerosis y endurecimiento de las glándulas.
  • Fumaria Officinalis: Acción drenante sobre el hígado.
  • Hepar Sulfur: Aconsejable para los pacientes que padecen infecciones supurativas de repetición.
  • Scrophularia nodosa: Ayudan a superar trastornos que cursan con adenopatías

Cepas con acción antiesclerosa:

  • Arsenum Iodatum: Apropiado para aquellos cuadros de debilidad intensa y adelgazamiento rápido, aunque no se haya perdido el  apetito. Ayuda a superar estados crónicos con endurecimientos de los ganglios.
  • Barium chloratum: Se utiliza para casos de esclerosis vascular cerebral, demencia senil o ruidos en los oídos (acúfenos).
  • Phosphorus: Eficaz para las patologías con síntomas como el de sensación de debilidad, de desfallecimiento o de vacío en la cabeza, apatía o falta de voluntad para hablar..

Cepas con acción tonificante sobre el sistema nervioso y general:

  • Acidum phosphoricum: Adecuada para los casos de gran debilidad física y mental debida a trastornos ováricos o a excesos sexuales.
  • Hypericum Perforatum: Idóneo para neuralgias tras traumatismos o contusión de nervios sensitivos.
  • Crataegus Oxyacantha: Útil para los casos de fatiga del corazón por el mínimo ejercicio.
  • Gelsemium Sempervirens: Es buen drenante para casos de embotamiento de las facultades mentales; temblor de las manos o de los miembros inferiores al menor movimiento. Pesadez de párpados.
  • Medicago Sativa: Contiene vitaminas y oligoelementos útiles contra el desgaste óseo.
  • Kalium Phosphoricum: Recomendable para los casos de agotamiento después de un «surmenage» o de una enfermedad grave.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada