AVISO IMPORTANTE


A partir del día 14 de junio de 2015, domingo, este blog dejará de ser actualizado como se ha venido haciendo hasta la fecha. La primera idea fue la de cerrar el blog, pero el deseo que que cuanto aquí se ha publicado pueda seguir siendo útil en el futuro, nos hace que mantengamos abierto el blog. Si tuviera alguna duda o quisiera hacer algún comentario, no tema hacerlo: seguiremos publicando cuantos comentarios se hagan y seguiremos contestando a las dudas que puedan surgir.
Gracias y hasta siempre.
Andrés Guerrero Serrano
-Homeópata-

miércoles, 5 de febrero de 2014

Por qué enferman tanto los niños en las guarderías

(Extraído de ecomallorca.net)

4 febrero | Publicado por jpeleteiro

Todos los padres saben que es muy frecuente que los niños enfermen, una y otra vez, al empezar la guardería o al ser escolarizados, niños, por otro lado, sanos hasta ese día. La madre te lo dice claramente: mi hijo no dura tres días seguidos sin enfermar de lo mismo o de otra cosa; deja de asistir a la escoleta y se le pasa todo, pero recae tan pronto vuelve de nuevo a la guardería o al colegio.

Sobre esta temática, siempre hemos oído decir a los médicos y cuidadores, cosas, tales como, que la causa de tanto enfermar es que las guarderías están “llenas de virus y bacterias”, además, de que los niños se intercambian los juguetes y se tocan entre sí, etc. No sé de dónde sale esta idea que se repite sin ningún fundamento.

En las guarderías no hay más virus o bacterias que en cualquier otro lugar, donde se concentren personas de todas las edades; más bien diría, que hay menos, debido a la higiene propia del lugar. Tampoco creo que sean precisamente los niños pequeños más portadores de agentes infecciosos que las personas mayores. Las guarderías no están “infectadas”, ni tampoco los niños, como muchas veces se oye decir.

En el ámbito escolar, las causas que hacen a los niños enfermar son derivadas del estrés por separarlos del medio familiar, para ellos conocido y seguro. Sufren a nivel emocional, cosa que provoca un cambio en su estado químico interno, modificando sus capacidades de defensa, pasan a ser más vulnerables a los agentes patógenos; muchos de los cuales, en estado de normalidad, no les harían nada. No son capaces de vivir bien y sin tensión su adaptación al nuevo entorno. Esta facilidad para enfermar, es reforzada, después de la primera vez que enferman, por el hecho aprendido, que ésta es una forma eficaz de no ir a la guardería, enfermando ven que queda resuelto su conflicto.

Es, desde este planteamiento y comprensión, que se tiene que abordar esta problemática, para poder, de verdad, encontrar una solución.

Es un hecho que los niños tienen que ir a la guardería, o ser escolarizados; incluso, no cabe duda, que a algunos niños, no les queda otra alternativa que asistir antes de lo aconsejable.

Es necesario hacer un estudio personalizado y detallado de la situación que cada niño presenta a nivel físico, sus síntomas, órganos y funciones afectadas, además de considerar toda la información a nivel emocional, de carácter, como de comportamiento; la que se pueda recoger directamente del niño, con su actitud en la consulta, lo mismo que a través de sus padres, o de la información que éstos aporten de los profesores y cuidadores, para poder, con todo ello, llegar a una aproximación, lo más real posible, de todo aquello que le está afectando.

La medicina homeopática, al abordar esta situación, actúa, en y desde, este enfoque o planteamiento. Esta forma de estudiar el caso, con la información obtenida, sirve para hacer un mejor acompañamiento del niño en su proceso de adaptación, al ser escolarizado, al mismo tiempo que permite encontrar un remedio homeopático que se adapte a su enfermedad y su causa emocional, que puede ayudarles a curarse y mantener en buen estado su sistema inmunológico. Al final tenemos un niño sano y mejor adaptado al medio.

Para cualquier persona salir de su medio conocido es estresante, pero, para un niño, aun lo es mucho más, ya que tiene menos recursos para manejar la situación, con el agravante, además, de que el niño no entiende, el para qué ni el por qué, se les deja allí; para ellos eso no tiene sentido.

Repasando las problemáticas más frecuentes vemos niños que:

  • Tienen estrés o sufrimiento emocional por sentirse abandonados por su madre, o pueden llegar a pensar, que no son queridos. Se le puede ayudar con: pulsatilla, aurum, magnesia carbónica, psorinum, etc.
  • Sufren por tener distintos temores en su no querida adaptación al nuevo entorno. El niño pasa miedo y enferma. Calcárea carbónica, causticum, acónito, arsénico, etc. puede ser de gran ayuda.
  • Enferman por el estrés que les supone ver contrariada su voluntad de no asistir a la guardería o escuela, donde no están a gusto ni seguros. Culpan a sus padres y muchas veces vemos como sacan su rabia en casa. Pueden ser situaciones que se resuelvan con: Lycopodium, mercurio, ignatia, sepia, dulcamara, etc.
  • Se estresan por el ambiente, a veces, hostil o agresivo, de algunos de sus compañeros de la guardería, o escuela. Veremos como con phosphorus, calcárea carbónica, pulsatilla, silicea, etc., se les ayuda en tal caso.
  • Se encuentran mal y enferman porque en la guardería no tiene el protagonismo que les gusta tener y que sí, en cambio, tienen en casa. Lycopodium, lachesis, platina, veratrum, etc., pueden ser la solución.
  • Necesitan anacardio, china, mercurio, sulphur, los que enferman por la frustración y el desencanto que les produce estar en esa situación que no entienden ni aceptan. Algo parecido es el caso de los insatisfechos con la situación, estos responden bien, a tuberculinum o a calcárea phosfórica.
  • Sienten pena o nostalgia al ser dejados en la guardería, y por ello se ponen mal. Quizá capsicum o phosphoricum acidum sea su remedio.
  • Viven la escolarización como una falta del calor afectivo de sus padres, cosa que les enoja y les hace sentir rabia. Son niños que en casa se muestran muy agresivos y enojados. Antimoniun crudun puede ser lo indicado en este caso. Lo mismo que en niños que sienten rabia por otros motivos. Nux vómica, hepar, staphisagria, mercurius, etc serian los remedios a considerar.
  • Presentan dificultad para sentirse bien e integrados en relación con extraños, y esto les crea una gran ansiedad e inseguridad. Puede ser útil carbón vegetal, barita carbónica, cina, causticum, etc.
  • Enferman por la inadaptación o rechazo a los cambios; no les gustan, les resultan altamente estresante y molestos. Arsénico puede estar indicado.
  • Sienten exceso de responsabilidad en cómo viven la escuela, y les enferma. Silicea, aurum, arsenicum, natrum sulphuricum, pueden ser la ayuda que necesitan.

Se podrían ir citando otros motivos como causa del estrés de los niños en las guarderías, que los pone en un estado interno químico, propio del estado de alerta continuado, que debilita las funciones celulares, baja las defensas, y facilita el enfermar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada