AVISO IMPORTANTE


A partir del día 14 de junio de 2015, domingo, este blog dejará de ser actualizado como se ha venido haciendo hasta la fecha. La primera idea fue la de cerrar el blog, pero el deseo que que cuanto aquí se ha publicado pueda seguir siendo útil en el futuro, nos hace que mantengamos abierto el blog. Si tuviera alguna duda o quisiera hacer algún comentario, no tema hacerlo: seguiremos publicando cuantos comentarios se hagan y seguiremos contestando a las dudas que puedan surgir.
Gracias y hasta siempre.
Andrés Guerrero Serrano
-Homeópata-

miércoles, 26 de febrero de 2014

Vinagre, poderoso antídoto contra la tuberculosis

(Extraído de salud.univision.com)

La batalla contra las bacterias resistentes a los medicamentos tiene un nuevo guerrero, el vinagre. Uno de sus ingredientes activos tiene el poder de matar con eficiencia las microbacterias, incluso la 'Mycobacterium tuberculosis', que es altamente resistente a los fármacos, según reveló un equipo internacional de investigadores de Venezuela, Francia, y Estados Unidos.

El trabajo publicado en la revista en línea mBio de la Sociedad Americana de Microbiología comprobó que el ácido acético (ácido metilencarboxílico o ácido etanoico) contenido en el vinagre se puede utilizar también en la lucha contra otras microbacterias resistentes a los desinfectantes.

Mientras investigaban la capacidad de las micobacterias para resistir a los desinfectantes y antibióticos, y al probar un medicamento que necesitaba ser disuelto en ácido acético, encontraron que el ácido acético solo mató a las microbacterias que se iba a analizar.

"Tras la observación inicial probamos las concentraciones mínimas y los tiempos de exposición que matarían a diferentes micobacterias", relató Howard Takiff, autor principal del estudio y jefe del Laboratorio de Genética Molecular en el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), en Caracas.

El poder del ácido acético

Como el laboratorio venezolano no trabaja con bacterias de tuberculosis, dos colaboradores del Colegio de Medicina Albert Einstein College en Nueva York, Estados Unidos, probaron con cepas de tuberculosis y encontraron que la exposición a una solución al 6% de ácido acético durante 30 minutos logró reducir el número de microbacterias de tuberculosis de alrededor de 100 millones a niveles indetectables, incluso cepas resistentes a casi todos los antibióticos.

En el laboratorio de Laurent Kremer en la Universidad de Montpellier 2 en Francia, Takiff analizó la efectividad del ácido acético contra la Mycobacterium abscessus, una micobacterias no tuberculosa y de patógenos muy resistentes, la cual fue expuesta a una solución de ácido acético al 10% durante 30 minutos para eliminarla efectivamente.

Menos tóxico y más económico

"Hay una necesidad real de desinfectantes menos tóxicos y menos costosos que puedan eliminar la tuberculosis y las micobacterias no tuberculosas, especialmente en los países con pocos recursos", consideró Takiff.

El especialista resaltó que incluso una solución al 25% de ácido acético sería un irritante menor y con alrededor de 100 dólares se podría comprar ácido acético suficiente para desinfectar hasta 20 litros de cultivos de tuberculosis o muestras clínicas.

El vinagre en la salud

Natural Standard (empresa de investigación internacional sobre medicina alternativa) refiere que existen reportes sobre las propiedades curativas del vinagre de sidra de manzana que datan desde 3300 A.C. En el año 400 A.C., Hipócrates utilizaba el vinagre de sidra de manzana como un elíxir curativo, antibiótico y para la salud en general.

También se dice que los guerreros Samurai utilizaban un tónico de vinagre para incrementar su fuerza y su potencia. Los soldados de la guerra civil de EE.UU. utilizaban una solución de vinagre para prevenir las molestias gástricas y como tratamiento contra la neumonía y el escorbuto. El vinagre de sidra también prevendría las infecciones virales y bacterianas.

La tuberculosis

La tuberculosis es una infección bacteriana causada por un gérmen llamado Mycobacterium tuberculosis. La bacteria suele atacar los pulmones, pero puede también dañar otras partes del cuerpo y se disemina a través del aire, cuando una persona con tuberculosis pulmonar tose, estornuda o habla.

Si no se trata adecuadamente, la tuberculosis puede ser mortal. La tuberculosis es la segunda causa mundial de mortalidad, después del sida, causada por un agente infeccioso, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y se calcula que en 2012, 8.6 millones de personas enfermaron de tuberculosis y 1.3 millones murieron por esta causa. Además, se cree que una tercera parte de la población mundial tiene tuberculosis latente; es decir, están infectadas por el bacilo pero aún no han enfermado ni pueden transmitir la infección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada