AVISO IMPORTANTE


A partir del día 14 de junio de 2015, domingo, este blog dejará de ser actualizado como se ha venido haciendo hasta la fecha. La primera idea fue la de cerrar el blog, pero el deseo que que cuanto aquí se ha publicado pueda seguir siendo útil en el futuro, nos hace que mantengamos abierto el blog. Si tuviera alguna duda o quisiera hacer algún comentario, no tema hacerlo: seguiremos publicando cuantos comentarios se hagan y seguiremos contestando a las dudas que puedan surgir.
Gracias y hasta siempre.
Andrés Guerrero Serrano
-Homeópata-

sábado, 11 de junio de 2011

«El proceso de sanación pasa por la eliminación de los focos de toxicidad»

(Extraído de Levante.emv.com)

Llorca reclama «una legislación que prohíba en España los empastes dentales de amalgama de mercurio»

J. LL. G. VALENCIA ­
El químico valenciano Paco Llorca pronunció la conferencia El mercurio ¿un tóxico para la salud y/o una necesidad evolutiva? en el Club Diario Levante el pasado jueves. Afectado por intoxicación mercurial, Llorca habló desde su experiencia personal y la de otras muchas personas también afectadas por tóxicos químicos que han contribuido al deterioro de su salud. El mercurio, que fue prohibido su uso en termómetros y tensiómetros en Europa el 1 de abril de 2009, sigue utilizándose en los empastes dentales de amalgama y en las vacunas como tétanos, gripe o las que ponen durante la infancia. Si bien algunos países europeos han prohibido el uso de los conocidos empastes de amalgama de plata —aunque contienen un 50 % de mercurio—, y organizaciones como la Academia Internacional de Medicina Oral y Toxicología advierten de sus riesgos, los odontólogos en España siguen utilizándolos porque no hay una legislación que los prohíba.
Según Paco Llorca, «la mayoría de la población está intoxicada y no quiere saberlo por miedo, y lanzaba al auditorio la pregunta, ¿nos atreveríamos a ver que nivel de tóxicos hay en mi cuerpo?» Para este químico «si no tomamos conciencia del miedo nunca nos liberaremos». Existen analíticas como el test del pelo, de la saliva, de Melisa (alergia a los metales) o el Mineralograma, que refleja todos los minerales y elementos tóxicos del organismo, para conocer los niveles de toxicidad. «Además de la genética, quizás la explicación más plausible en relación a nuestro estado de salud, explicó Llorca, tenga que ver con la inmunosupresión producida por la intoxicación química; a raíz de ello puede que determinadas infecciones se activen, se cronifiquen y se conviertan en la causa-prima que perpetúa la enfermedad».
Llorca animó a que nos corresponsabilicemos de nuestra salud, a no buscar culpables, a la vez que recalcaba que «la salud no es un estado sino un proceso, que requiere tiempo. Para sanar, añadió, hay que actuar al mismo tiempo sobre lo físico y lo psíquico, desde la globalidad». El químico valenciano apuntó que «podemos acudir a la medicina, pero también a la naturopatía, kinesiología, biorresonancia, pares magnéticos, hidroterapia de colon, comer alimentos biológicos y, cómo no, a la psicología».
Para este afectado mercurial, el proceso de sanación pasa obligatoriamente por la eliminación de los focos de toxicidad, fortalecer el sistema inmune y equilibrar el balance de minerales en el organismo. Llorca habló de la existencia de diversos protocolos para el drenaje de tóxicos químicos y de metales, así como la limpieza renal y hepática. La charla concluyó con la extraña paradoja de que el símbolo mitológico ligado a la sanación sea precisamente el Caduceo de Mercurio. Llorca se preguntó si «¿podría ser la intoxicación mercurial una necesidad evolutiva?». Su respuesta fue la siguiente: «La evolución del hombre es la evolución de su con-ciencia, de su voluntad y de su poder de hacer. Tenemos que adquirir sabiduría y voluntad y poder de acción para no tener miedo y ser libres como el mercurio, único elemento que mantiene su integridad».

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada