AVISO IMPORTANTE


A partir del día 14 de junio de 2015, domingo, este blog dejará de ser actualizado como se ha venido haciendo hasta la fecha. La primera idea fue la de cerrar el blog, pero el deseo que que cuanto aquí se ha publicado pueda seguir siendo útil en el futuro, nos hace que mantengamos abierto el blog. Si tuviera alguna duda o quisiera hacer algún comentario, no tema hacerlo: seguiremos publicando cuantos comentarios se hagan y seguiremos contestando a las dudas que puedan surgir.
Gracias y hasta siempre.
Andrés Guerrero Serrano
-Homeópata-

domingo, 12 de junio de 2011

Medicina natural para el pie de atleta

(Extraído de Tipsybelleza.com)

La infección de los pies, más conocida como pie de atleta, es producida por hongos llamados antropofílicos, que se alimentan de la queratina de la epidermis, muy abundante en los pies, por eso crecen en extensión y los medios que les favorecen para que aumenten son el sudor, zapatos cerrados, fibras sintéticas, entre otros. Asimismo, estos hongos pueden expandirse por otra parte de nuestro cuerpo como uñas de pies y manos, cuero cabelludo y lugares húmedos como axilas y genitales.
Esta enfermedad empieza con una picazón, luego por enrojecer la piel y se recubre con una escama opalescente, acompañada de ardor, dolor, comezón y riesgo de contagiar.
Gracias a la medicina natural, podemos elaborar algunas recetas caseras para eliminar el problema del pie de atleta.
Limpiar los pies con una infusión a base de ajo, caléndula y tomillo, al cual podemos añadir unas gotitas de propóleo o própolis.

Mezclar ½ litro de vinagre en 2 litros de agua, calentar y colocar en un recipiente donde podrás introducir los pies y dejarlo durante 15 minutos, luego retirar y dejar que se sequen al aire libre.
Frotar entre los dedos y pie una pequeña cantidad de yogurt natural, dejar actuar por 1 hora, luego enjuagar con agua. Puedes fortalecer el tratamiento consumiendo porciones regulares de yogurt natural.
También puedes introducir tus pies en un recipiente con orina dos veces al día y lavarlos con agua y jabón.
Preparar un cataplasma casero: machacar un diente de ajo, una cucharada de hojas de llantén fresco. Aplicar la masa obtenida sobre la zona a tratar. Seguidamente, recubrir con un esparadrapo o venda (de a cuerdo a la necesidad), dejarlo actuar por una hora. Finalmente enjuagar con agua tibia, secar y aplicar aceite de almendras dulces.
Diluir una cucharadita de aceite del árbol de té en una taza de agua tibia, luego empapar un pedazo de algodón en la mezcla y aplicar sobre la zona afectada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada