AVISO IMPORTANTE


A partir del día 14 de junio de 2015, domingo, este blog dejará de ser actualizado como se ha venido haciendo hasta la fecha. La primera idea fue la de cerrar el blog, pero el deseo que que cuanto aquí se ha publicado pueda seguir siendo útil en el futuro, nos hace que mantengamos abierto el blog. Si tuviera alguna duda o quisiera hacer algún comentario, no tema hacerlo: seguiremos publicando cuantos comentarios se hagan y seguiremos contestando a las dudas que puedan surgir.
Gracias y hasta siempre.
Andrés Guerrero Serrano
-Homeópata-

martes, 4 de octubre de 2011

Homeopatí­a para el tratamiento de afecciones cardí­acas

Por Amy Rothenberg, ND, DHANP

(Extraído de nesh.com)

Partes de este artí­culo son citas con autorización de Complementary Medicine & Cardiology de Humana Press, que incluye el capí­tulo del Dr. Rothenberg “homeopatí­a y cardiologí­a”. Para más información sobre este tí­tulo, consulte Humanapress.com.

Para el tratamiento de enfermedades crónicas – entre las que se incluyen la mayorí­a de las afecciones cardiovasculares – los homeópatas prescriben remedios constitucionales: medicamentos homeopáticos elegidos en base a la comprensión de la persona en su totalidad, incluyendo los sí­ntomas cardí­acos. Existen muchos remedios homeopáticos a tener en cuenta en pacientes con afecciones cardí­acas, aunque algunos se utilizan más que otros. Los homeópatas tratamos pacientes con todo tipo de sí­ntomas cardiacos, pero los casos más frecuentes son los de pacientes diagnosticados con angina, palpitaciones, sí­ncope (desmayo), hipertensión, o insuficiencia cardiaca congestiva, y personas con enfermedades vasculares periféricas como venas varicosas, enfermedad de Raynaud o linfedema.

A continuación presentamos una descripción general de distintos tipos de pacientes con sí­ntomas cardiacos que pueden llegar a la consulta homeopática. Se trata sólo de una reseña esquemática como para dar una idea del tipo de sintomatologí­a que se puede presentar y del medicamento homeopático a tener en cuenta. En la materia médica de nuestra profesión podemos encontrar una descripción más completa y detallada de cada uno de estos remedios. Si alguna de las descripciones que siguen le recuerdan a alguien que usted conoce, recomiéndele que consulte a un homeópata. Seguramente usted conoce muchos pacientes cardiacos que no coinciden con estas pocas descripciones. Esto significa que necesitarí­an un remedio homeopático que no está incluido en esta breve reseña

Personalidad de “Tipo A”: Nux vomica Es posible que la persona que necesita el medicamento constitucional Nux vomica consulte al homeópata por palpitaciones que empeoran cuando está sobrecargado de trabajo, sobreexcitado o enojado. Las palpitaciones tienden a exacerbarse por estimulantes como el alcohol, alimentos picantes o cafeí­na. Se agravan también cuando come o cuando toma frí­o. Es posible que el paciente sufra de angina de pecho, que empeora en las situaciones mencionadas. Casi todos los pacientes que necesitan Nux vomica tienen tendencia a sufrir problemas digestivos independientemente de su problema de base. Estas alteraciones gastrointestinales pueden ser indigestión, constipación sin urgencia, Úlcera péptica o sí­ndrome de colon irritable. Muchos de estos pacientes pueden sufrir “fiebre de heno” o infecciones agudas del tracto respiratorio con estornudos frecuentes. Tienden a ser friolentos y empeoran con el tiempo frí­o. El paciente de Nux vomica tiene una personalidad de “Tipo A”, trabaja duramente y puede ser agresivo y con gran fuerza de voluntad. Por lo general ocupan una posición de poder y pueden tomar el control con facilidad. Suele ser irritable e impaciente. Se preocupa por pequeños detalles y es perfeccionista respecto al modo de hacer las cosas: la forma de vestirse, la forma de arreglar su casa y oficina, y la calidad del trabajo que realiza, por ejemplo. Esta tendencia hace que tenga un carácter fuerte y competitivo. Espera el mismo rendimiento elevado de los demás, tanto en el trabajo como en el hogar, por lo que es irritable y se enoja con facilidad. Tiene temperamento fuerte y no perdona. Durante una enfermedad aguda, el temperamento emocional del paciente de Nux vomica tiende a ser más extremo aún. El paciente de Nux vomica también sufre de insomnio, en especial a media noche: no puede dormirse pensando en su trabajo, sus responsabilidades y en otras cosas de las que debe ocuparse. Cuando el paciente llega a la consulta luego de un tiempo de haber estado en esta situación, puede estar agotado. Años de vivir como adicto al trabajo tienen su costo, y el paciente no puede ignorar los sí­ntomas fí­sicos resultantes. El paciente consulta por sus sí­ntomas fí­sicos y el homeópata trata de comprender estos sí­ntomas en el contexto general del paciente. Cuando los sí­ntomas coinciden y prescribimos este medicamento, es de esperar que mejoren todos los aspectos del paciente – desde las palpitaciones o angina de pecho hasta el insomnio, la constipación y la irritabilidad. Las recomendaciones de cambiar el estilo de vida se deben hacer con precaución, pues el paciente que necesita Nux vómica tiende a exagerar todas las indicaciones que recibe.

Nitroglicerina homeopática: Glonoinum Otro remedio constitucional que se utiliza en pacientes cardí­acos es Glonoimun (Nitroglicerina). Este medicamento fue utilizado por primera vez en medicina por el brillante homeópata norteamericano, Constantine Hering (1800–1880), unos treinta años antes de que fuera introducido en la medicina alopática. Preparado homeopáticamente, este remedio es Útil en casos de palpitaciones intensas con latidos visibles en las arterias carótidas. Los sí­ntomas cardí­acos se acompañan de dolores de cabeza pulsátiles e intensos que se caracterizan por una sensación de congestión y plenitud. El paciente empeora con el calor y tiene rubor en el pecho y el rostro. Mejora al aire libre o con aire fresco. Durante los episodios de angina de pecho la cara está enrojecida y el paciente sufre de dolores de cabeza. Los ataques pueden ser desencadenados por la exposición al sol o por exceso de calor. Esta agravación de los sí­ntomas con el calor es exactamente opuesta a lo que se ve en el paciente de Nux vomica, cuyos sí­ntomas se agravan con el frí­o. Estas diferencias individuales ayudan al homeópata a determinar el medicamento que debe prescribir. A menudo estas diferencias son sutiles, y serí­an irrelevantes para el médico alópata, pero para el homeópata lo principal es aquello que caracteriza los sí­ntomas del paciente en forma individual. El paciente que necesita Glonoinum puede sufrir desmayos. A menudo suele tener confusión, que empeora por la noche. Cuando se agravan los sí­ntomas cardiacos puede haber temblor en las manos, que dificulta el uso. Glonoinum se debe considerar cuando cualquier sí­ntoma del cuerpo se acompaña de latidos y pulsaciones con cefalea congestiva. Podemos considerarlo también en pacientes cuyos sí­ntomas cardiacos alternan con sí­ntomas de dolores de cabeza. Glonoinum ayuda a pacientes en la fase aguda de una insolación, cuando la cabeza está enrojecida y late, el paciente se siente peor cuando se inclina hacia adelante y mejor al aplicarse agua frí­a en la cara.

Sensación de plenitud: Lachesis El terapeuta que trata pacientes cardiacos no debe olvidar el medicamento Lachesiss. El paciente que necesita Lachesis tí­picamente tiene una fuerte sensación de plenitud en el tórax, que acompaña la arritmia. La sensación de plenitud es tan intensa que el paciente siente que algo va a estallar. Estos pacientes por lo general empeoran al dormirse y no toleran acostarse del lado izquierdo. Prefieren dormir sobre el lado derecho o sentados. Se sienten mucho peor con el calor o al calentarse en exceso. Si el paciente sufre de angina, puede referir dolores o calambres en el pecho acompañados de sensación de plenitud. No es raro que el paciente de Lachesis tenga tos junto con los sí­ntomas cardí­acos. Debido a la sensación de plenitud en el pecho y el cuello, estos pacientes no usan ropa o joyas en esa zona; no toleran la ropa ajustada, y usan siempre ropa suelta, sin cuello. El paciente de Lachesis puede usar sandalias durante todo el año, debido al extremo calor que siente. El paciente de Lachesis con insuficiencia cardí­aca congestiva tiene una fuerte sensación de ahogo. Siente presión en el tórax, se despierta con una sensación de sofocación y debe sentarse en la cama para sentirse mejor. Muchas mujeres que se benefician con Lachesis comienzan con sí­ntomas cardí­acos, como palpitaciones o angina, durante los años de perimenopausia en los que están notoriamente peor tanto fí­sica como emocionalmente. Es como si sufrieran al no tener el flujo menstrual mensual. La mujer de Lachesis que menstrúa empeora una semana antes de la menstruación y mejora al comenzar el flujo menstrual. Esto se aplica a los sí­ntomas cardiacos y a otros sí­ntomas fí­sicos, y a su situación mental y emocional. Muchos de los sí­ntomas de las pacientes de Lachesis se acompañan de decoloración azul violácea de la piel o de las lesiones, en cara y piernas (como venas varicosas o Úlceras). El paciente de Lachesis es muy intenso-fí­sica, mental y emocionalmente. Puede ser celoso, suspicaz y paranoico. Se aferra a enojos u ofensas del pasado durante largo tiempo y se hace difí­cil hacerlo entrar en razón. Son pacientes locuaces: llenos de ideas, pensamientos y sentimientos, que deben compartir con quien tengan cerca. Uno se siente abrumado por este tipo de pacientes.

Pesadez y sensación de prolapso (“bearing down”): Sepia La homeopatí­a tiene mucho que ofrecer a pacientes con enfermedad vascular periférica. Sepia es un medicamento Útil para el tratamiento de venas varicosas dolorosas con sensación de pesadez y de que algo tira hacia abajo. Sepia se prescribe con mayor frecuencia a mujeres. Está especialmente indicado después del parto, cuando la mujer queda con una sensación de prolapso desagradable en la zona pélvica, y sufre de várices dolorosas. Los pacientes de Sepia presentan también el fenómeno de Raynaud’s: episodios de constricción de los vasos sanguí­neos en los dedos de las manos y de los pies, en respuesta al frí­o o al estrés. En general, estos pacientes tienen mala circulación, y empeoran con el tiempo frí­o. Con frecuencia están constipados y tienen un aspecto demasiado pálido. En estos pacientes es frecuente el cloasma, oscurecimiento del rostro y de la piel durante el embarazo que persiste largo tiempo después del parto. El paciente que responde a Sepia es poco afectuoso, algo indiferente con sus seres queridos, y prefiere aislarse de los niños y de la familia. Algunas mujeres entran en este estado después de dar a luz varios hijos; Sepia puede hacer mucho para ayudarla a recuperar la salud espiritual y del sistema circulatorio.

La individualización permite lograr la curación Existen muchos otros remedios homeopáticos que se pueden utilizar para el tratamiento de personas con afecciones cardiovasculares. Las caracterí­sticas individuales de los sí­ntomas fí­sicos del paciente y sus sí­ntomas mentales y emocionales permitirán encontrar el mejor medicamento homeopático en cada caso. La potencia, cantidad y frecuencia de la prescripción son individuales para cada paciente. La homeopatí­a se puede utilizar para el tratamiento de pacientes cardiológicos con cambios tisulares o sin ellos. Casi todos los pacientes se benefician del tratamiento constitucional; por lo general disfrutan de la entrevista y aprecian la disminución de los sí­ntomas y la sensación de bienestar que les brinda el tratamiento homeopático.

Al margen: Recuerde que la homeopatí­a se puede utilizar luego de una cirugí­a cardiaca! Cada vez son más los cirujanos que recomiendan la administración de Arnica luego de cualquier tipo de cirugí­a, incluyendo la cirugí­a cardiaca. Informan una notable reducción de la hinchazón y de la inflamación y un tiempo de curación más rápido. Esto permite al paciente usar menos medicación analgésica y recuperarse más rápidamente. La regla general es administrar Arnica 200c, una hora después de que el paciente se despierta, y luego una vez al dí­a durante tres dí­as. Existen otros medicamentos homeopáticos que se indican luego de una cirugí­a, que dependen de los sí­ntomas presentes (por ejemplo, dificultad para orinar o alteración de la función intestinal, confusión o irritabilidad luego de la anestesia, extremo dolor al mirar la incisión, etc.). El homeópata observará al paciente y sus sí­ntomas individuales luego de la cirugí­a y prescribirá de acuerdo a estos. Los medicamentos homeopáticos son una alternativa eficaz y costo-efectiva que se puede utilizar junto con otros medicamentos – y no produce efectos adversos.

Al margen: hipertensión: qué hacer! . Consulte a su homeópata para un tratamiento constitucional. . Coma más frutas y verduras (10 por dí­a). . Evite alimentos salados y procesados. . Coma ajo regularmente. . Si tiene sobrepeso, baje de peso. . Camine enérgicamente, corra, ande en bicicleta o nade 30–45 minutos por dí­a 3 veces a la semana. . Tome suplementos como Coenzima Q10 o hierbas como extracto de bayas de espino (Hawthorn berry). (véase Encyclopedia of Natural Medicine, 2da edición, por Michael Murray, ND, y Joseph Pizzorno, ND, para asesoramiento e investigación de apoyo.)

Acerca del autor: Amy Rothenberg, ND, ejerce en Enfield, Connecticut, y es docente en el NCH Summer School (Escuela de Verano de NCH) y la New England School of Homeopathy (Escuela de homeopatí­a de New England). Es escritora y docente de temas de medicina natural en el paí­s y en el extranjero. Se puede encontrar información sobre el curso bianual de la Escuela de homeopatí­a de New England en el sitio www.nesh.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada