AVISO IMPORTANTE


A partir del día 14 de junio de 2015, domingo, este blog dejará de ser actualizado como se ha venido haciendo hasta la fecha. La primera idea fue la de cerrar el blog, pero el deseo que que cuanto aquí se ha publicado pueda seguir siendo útil en el futuro, nos hace que mantengamos abierto el blog. Si tuviera alguna duda o quisiera hacer algún comentario, no tema hacerlo: seguiremos publicando cuantos comentarios se hagan y seguiremos contestando a las dudas que puedan surgir.
Gracias y hasta siempre.
Andrés Guerrero Serrano
-Homeópata-

jueves, 17 de noviembre de 2011

Una Farmacia en la Cocina (2ª parte)

(Extraído de naturopatia.manantial.com)

POR JOSEP MASDEU BRUFAL

Siempre hemos aconsejado que el consumo moderado de cualquier  producto es lo mejor, ya que lo que perjudica a nuestro cuerpo son los excesos.

El consumo de verduras y frutas es importante, con ello contribuimos a la salud de toda la familia, ayudando a reducir el riesgo de enfermedades como estreñimiento, hipertensión, exceso de colesterol, e incluso de ciertos tipos de cáncer.

Una farmacia en la cocinaNo olvidéis incluirlas cada día en la dieta.

Vegetales sanos
ALCACHOFA:

Conocida para combatir las enfermedades hepáticas, renales y algunos reumatismos, sus principios más activos se hallan en el tallo y las hojas exteriores. El agua de cocción es un buen estimulante del hígado.

APIO:

Posee cualidades diuréticas y se utiliza dietas para adelgazar.

BERENJENA:

Refuerza el lastre intestinal, favoreciendo la evacuación natural. También tiene propiedades estimulantes del hígado y del páncreas.

BERRO:

Contiene vitaminas A, B 1, B 2, C, E y PP, rico en hierro y posee mucho caroteno, por lo que es preferible consumirlo crudo.

CALABAZA:

Disminuye los ardores amo­rosos. Es buena para excretar la tenia. Con ella se preparan diversas especialidades farmacéuticas contra los parásitos intestinales.

CARDO:

Es diurético,  aumenta el volumen de la bilis excretada en media hora, baja el exceso de colesterol. Sus principios activos se hallan en la hoja verde, más dura y amarga pero más efectiva.

CEBOLLA:

Ella sola es una auténtica farmacia. Diurética, estimulante, anties­corbútica, afrodisíaca, incluida en las dietas de adelgazamiento y favorece la longevidad.

COL:

Se la considera una medicina. Frena a los microbios, elimina los gusanos intestinales, purifica todo el cuerpo, regula el trabajo del estómago, del hígado, del intesti­no, equilibra el sistema nervioso, calma los dolores gástricos e intestinales, favorece la regeneración celular, etc. Sirve contra los dolores, los reumatismos, la artrosis y  la ronquera más rebelde. Aunque es mejor comerla cruda, cocida conserva gran parte de sus cualidades y se puede recuperar una voz clara tomando algunas tazas de su caldo.

ESPÁRRAGO:

Es un excelente diurético. Consumirlo con moderación, sobre todo quien padezca cistitis o prostatitis.

ESPINACA:

Rica en hierro y ácido fólico, lo que la hace un buen reconstituyente. Contiene pro vitamina A y vitaminas C y E, del grupo B, B2, B6 y, en menor cantidad las B3 y B1. Tiene magnesio que favorece  la actividad del intestino, nervios y músculos, forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y tiene un leve efecto laxante, también tiene  potasio y sodio. Regula el equilibrio de agua de la célula. Fósforo para tener energía. El yodo es bueno para el funcionamiento de la glándula tiroides.

HINOJO:

Purga el estómago y aumenta la vista, ayuda a orinar y eliminar las ventosidades. Sus semillas  cocidas y tomadas en tisana alivian los empacho gástricos o intestinales. Cocido aleja las migrañas.

JUDÍA o ALUBIA:

Las judías verdes secundan la acción del hígado y del páncreas; secas, son una fuente importante de proteínas y si las juntamos con  arroz nos aportan la mayoría de los aminoácidos esenciales. Sus vainas secas, hervidas bajan los niveles altos de azúcar  en sangre, también se obtiene una bebida muy diurética que ayuda en  las enfermedades de los riñones.

LECHUGA:

Esta ensalada ayuda a combatir el insomnio, aunque para ello mejor cocida.

NABO:

Es un fortalecedor. De su jugo se obtiene azúcar en polvo, este jugo, además  calma las irritacio­nes pulmonares y la tos rebelde.

ORTIGA:

Se utiliza para preparar sopas, además de ser diurética y de ayudar en la digestión, su jugo es hemostático y vasocons­trictor.

PATATA:

Contiene bastante vitamina C. Su fécula es rica en potasio.

PUERRO:

Aclara la voz. Es diurético y sus propiedades son parecidas a las de la cebolla. Sólo se come cocido y su caldo también posee sus cualidades.

RÁBANO:

Es expectorante y estimulante respiratorios. Comidos por la mañana, alivian a quien padece ictericia o urticaria.

REMOLACHA:

Rica en azúcar, se  recomienda a los adolescentes durante el crecimiento y a los deportistas. Por su azúcar, no es aconsejable para los diabéticos.

SOJA:

Entre otras cualidades, es rica en proteínas y vitaminas por esto es un alimento muy completo y energético.

ZANAHORIA:

Favorece el aumento de los glóbulos rojos y fortalece el hígado. Su caroteno, es bueno para la vista. Es diurética, favore­ce la evacuación.

Frutas Sanas
AGUACATE:

Es muy nutritivo y energético.

ALBARICOQUE:

Pocos autores lo citan, y sin embargo su carne amarilla y firme se revela como un excelente reconstituyen­te. Se puede pues recomendar a los niños en pleno crecimiento y a los convalecientes que tienen necesidad de remontar su salud.

CEREZA:

La tisana de rabos de cereza es un poderoso diurético que evita la celulitis, eliminando los excesos de ácido úrico y de urea, resguarda de la gota, activa las secrecio­nes renales.

CIRUELA:

Es laxante y acompañando guisos suaviza su digestión en el estómago.

FRAMBUESA:

Es buena para los diabéticos, aporta levulosa y vitamina C.

FRESA:

Fruta roja rica en hierro y  ácido salicílico, buena para el hígado, los riñones y también para los reumáticos y quienes tengan gota. Posee propiedades diuréticas.

GROSELLA:

Es una baya que tiene vitamina C y P, es un excelente reconstituyente.
Las hojas hervidas en infusión  son buenas contra los reumatismos y la retención de orina.

HIGO:

Es bueno en caso de astenia nerviosa,  rico en calorías, ayuda a evacuar evitando  el estreñimiento.

LIMÓN:

Tiene poder desinfectante, mata a los bacterias del cólera, la difteria y la fiebre tifoidea, también tiene propiedades antiescor­búticas. Contiene mucha vitamina C y excelente protector contra la gripe.

MANZANA:

Contiene muchos principios protectores, cura las infeccio­nes intestinales,  alivia los reumatismos y la gota, combate el agotamiento físico e intelectual, la anemia y la desmineralización, el colesterol y el infarto.

MELOCOTÓN:

Contiene sustancias beneficiosas para bajar el colesterol, ataca varios agentes de riesgo de enfermedades cardiovasculares.

MEMBRILLO:

Es bueno para combatir los vómitos y las diarreas.  Con sus pepitas se prepara una mezcla que calma las hemorroides, las grietas del seno y las infecciones  bucales.

MELÓN:

Es rico en antioxidantes, fibra, potasio, calcio, ácido fólico, zinc  y vitaminas B, C y E. Posee un alto contenido en agua, que puede alcanzar el 95 por ciento.

MORA:

De morera es excelente contra la diabetes. La de zarza preparada en confitura, suaviza la garganta y las mucosas, aliviando la ronquera. Sus jarabes son buenos contra la diarrea y la disentería.

NARANJA:

Originaria de China, es rica en vitaminas A y C 1 siendo preventiva de la gripe, reforzando también las encías. Las hojas facilitan una infusión contra las palpitaciones y el insomnio. Sus flores permiten fabricar, por destilación, un preparado que para las palpitaciones y elimina los molestias de todo tipo.

OLIVA:

Su aceite virgen, es un estupendo medicamento, una cucharada diaria, ayuda a aliviar las insuficiencias hepáticas, combate el estreñimien­to y retarda los efectos del alcohol.

PIÑA:

Facilita la digestión, es  diurética y ayuda en  al tratamiento de la arteriosclerosis, la artritis y la gota.

UVA:

Contiene un azúcar directamente digerible por el cuerpo, lo que la hace buena para los diabéticos.

Además del consumo de estos productos conviene tomar de 6  a 8  vasos de agua al día, que nos ayudarán a eliminar las toxinas de manera natural.  Alimentarse con una dieta muy restrictiva es privarse de muchas cosas y entre ellas  de una alimentación equilibrada, esencial para una salud sin problemas y también de ciertos placeres gastronómicos, ya que los mejores platos no son siempre los más elaborados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada