AVISO IMPORTANTE


A partir del día 14 de junio de 2015, domingo, este blog dejará de ser actualizado como se ha venido haciendo hasta la fecha. La primera idea fue la de cerrar el blog, pero el deseo que que cuanto aquí se ha publicado pueda seguir siendo útil en el futuro, nos hace que mantengamos abierto el blog. Si tuviera alguna duda o quisiera hacer algún comentario, no tema hacerlo: seguiremos publicando cuantos comentarios se hagan y seguiremos contestando a las dudas que puedan surgir.
Gracias y hasta siempre.
Andrés Guerrero Serrano
-Homeópata-

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Los sanitarios rescatan la medicina de las flores

(Extraído de laverdad.es)

02.11.11 - 00:39 -

E. B. | ALICANTE.

Decenas de enfermeros aprenden la terapia que combina 38 esencias para ayudar en casos de ansiedad, fobias y preocupaciones

El remedio natural se pone de moda en la provincia.

38 esencias se combinan para superar los casos de ansiedad, fobias, preocupaciones...

20 médicos participan de media en cada uno de los cursos que María Jesús Blázquez ha impartido en la provincia.

La terapia floral se está poniendo de moda entre los sanitarios de la provincia. Los profesionales han decidido rescatar este remedio natural que combina hasta 38 esencias para tratar el miedo, la desesperación, la ansiedad o la preocupación excesiva, entre otros trastornos.

«Hay muchas expectativas; ahora mismo está en boga y en todos los cursos que hemos impartido se nos quedan profesionales en lista de espera», afirma María Jesús Blázquez, enfermera y representantes de la Asociación de Enfermeros Acupuntores y Terapias Alternativas de Alicante.

Blázquez, que es además supervisora de Medicina Interna del Hospital de Elda, ha impartido ya ocho cursos en la provincia, con una media de 20 inscripciones. El último ha sido en el departamento de salud de la Marina Baixa, cuya área de Docencia ha decidido organizarlo ante el interés que existe por esta terapia y que está creciendo en los últimos años.

El curso se ha completado, y los sanitarios de La Vila han aprendido cómo realizar este remedio natural para tratar desequilibrios emocionales y que se basa en el empleo de esencias obtenidas de flores, hojas y brotes macerados en agua al sol o mediante ebullición.

«Con las flores no pretendemos sustituir los tratamientos médicos», afirma Blázquez, quien recuerda que el objetivo de su aplicación es reforzar la lucha contra la enfermedad y se trata de llegar a un equilibrio con los fármacos.

La terapia del doctor Bach está basada en la filosofía de un médico del siglo pasado que pensaba que la actitud mental de la persona representaba un papel vital en el mantenimiento de la salud y en la recuperación de la enfermedad.

En el departamento de salud de la Marina Baixa, los sanitarios han conocido las combinaciones posibles para tratar el miedo utilizando el álamo o el castaño rojo, el olivo o la madreselva para la falta de interés en las circunstancias presentes, el brezo para la soledad, el sauce o pino para la desesperación, y la vid y el haya para la preocupación excesiva por los demás.

«Se trata de rescatar unos remedios naturales que tienen resultados a través de la terapia de un médico que intentaba llegar más allá con las propiedades positivas de las flores», apunta. Se aplica desde hace más de 60 años para la resolución de resultados a problemas emocionales como físicos. De hecho, según señalaron desde el departamento de salud, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó en 1983 un estudio dirigido a las administraciones sanitarias de sus estados miembros recomendando su aplicación.

«Me acuerdo del caso de un adolescente que tenía fobia al autobús y tenía que cogerlo. Le traté con flores y el resultado fue inmediato. Yo mismo me lo he aplicado porque tenía pánico a hablar en público y hacer una exposición», recuerda la supervisora, que insiste en que no se trata de eliminar la terapia farmacológica, pero en ocasiones debe valorarse el uso que se está realizando determinados fármacos.

Como ejemplo pone otro caso que conoció. Una paciente que tras el fallecimiento de un familiar le recetaron tranquimazín y diez años después continuaba con el mismo tratamiento.

«Los resultados en la evolución del problema harán ver a la persona tratada la necesidad de ir disminuyendo la toma de medicamentos que antes ocultaban síntomas que ahora ya no siente», comenta Manuel Montes, representante también de la asociación, quien señala que estos remedios se pueden preparar de forma sencilla. Ahora bien, la dificultad está en que para «elaborarlo con la mayor aproximación es preciso conocerse a sí mimos, algo difícil debido a lo subjetivo de la apreciación de cómo somos realmente, cómo nos vemos a nosotros mismos y cómo nos ven los demás».

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada