AVISO IMPORTANTE


A partir del día 14 de junio de 2015, domingo, este blog dejará de ser actualizado como se ha venido haciendo hasta la fecha. La primera idea fue la de cerrar el blog, pero el deseo que que cuanto aquí se ha publicado pueda seguir siendo útil en el futuro, nos hace que mantengamos abierto el blog. Si tuviera alguna duda o quisiera hacer algún comentario, no tema hacerlo: seguiremos publicando cuantos comentarios se hagan y seguiremos contestando a las dudas que puedan surgir.
Gracias y hasta siempre.
Andrés Guerrero Serrano
-Homeópata-

domingo, 18 de septiembre de 2011

Alimentos naturales actúan como medicina preventiva

(Extraído de Tvyumuri.co.cu)

Roberto Pérez Betancourt

La medicina preventiva para reforzar las defensas inmunológicas y evitar  enfermedades, dispone  de aliados imprescindibles en un grupo de alimentos naturales, cuyas propiedades nutritivas contrarrestan desgastes del organismo, retardan el envejecimiento y ahorran dinero. Conoce la ciencia  variados beneficios que el ser humano y los animales  pueden obtener de sustancias químicas activas contenidas en frutas, hortalizas y otros vegetales, pescados, y muchos otros alimentos,  no siempre son recomendadas en su forma natural, sino   puestas a la venta  por transnacionales farmacéuticas.

La medicina preventiva para reforzar las defensas inmunológicas y evitar  enfermedades, dispone  de aliados imprescindibles en un grupo de alimentos naturales, cuyas propiedades nutritivas contrarrestan desgastes del organismo, retardan el envejecimiento y ahorran dinero.

Conoce la ciencia  variados beneficios que el ser humano y los animales  pueden obtener de sustancias químicas activas contenidas en frutas, hortalizas y otros vegetales, pescados, y muchos otros alimentos,  no siempre son recomendadas en su forma natural, sino   puestas a la venta  por transnacionales farmacéuticas, que prefieren sintetizarlas  y encerrarlas en comprimidos y  jarabes embotellados con  afán de lucro.

La tradición oral posibilita que  el saber empírico, en relación con  el uso de las  llamadas plantas medicinales, se propague de generación en generación --especialmente en regiones rurales--, pero el conocimiento científico actualizado  sobre alimentación  no siempre llega al ámbito popular, de manera que pueda ser aprovechado en forma práctica, de ahí la importancia de sistematizar su divulgación.

Sospechosamente se observan “estudios” dados a conocer por ciertas compañías farmacéutica, encaminados a negar  beneficios de ingerir  alimentos naturales, con intención de minimizar su eficacia  o negar potenciales, y en su lugar recomendar el consumo de  costosos preparados industriales.

Así ha sucedido, por ejemplo,  con el ajo, cuya ingestión  ayuda a combatir un buen número de hongos, bacterias, parásitos y virus, aumenta las secreciones bronquiales, estimula las  mucosas gastrointestinales, es diurético y antinflamatorio, controla el colesterol malo y  contribuye a prevenir y aliviar el dolor de las piernas al  caminar, causado por la arteriosclerosis.

Expertos han identificado y nombrado Alisina a una sustancia activa en el ajo, y afirman que el frecuente consumo de esta planta liliácea   aumenta el diámetro de los pequeños vasos sanguíneos, lo  que hace que la sangre fluya con mayor facilidad y  disminuya la presión.

Se conoce que las frutas tienden a poseer un contenido bajo en energía, y constituyen principal fuente  fibra vegetal,  vitaminas --en especial C y A-- y son ricas en pigmentos antioxidantes, expresados en los colores de los frutos, los cuales contribuyen a proteger de dolencias degenerativas, como el cáncer, infartos e hipertensión.

Reconocidos nutricionistas  aconsejan consumir las frutas frescas, porque cuando se someten al calor,  preservantes químicos y azúcar para enlatarlas,  pierden buena parte de sus vitaminas.

También coinciden los especialistas en que casi todos los pescados son ricos en vitamina B12, vital para  el sistema nervioso, y en yodo, esencial para la glándula  tiroides.

El pescado blanco es buena fuente de proteínas  bajas en grasas y en calorías, y de vitaminas y minerales. El  azul, además de contener calcio, proporciona  ácidos grasos polinsaturados Omega-3, que ayudan a prevenir  la cardiopatía coronaria,  infartos, apoplejías, y algunos tipos de cáncer.

Las verduras aportan fibras, vitamina y minerales, contribuyen a proteger las membranas  celulares de los daños que causa la oxidación, originando las mayores dolencias y del envejecimiento precoz.

Acostumbrar a las papilas gustativas es clave para aprovechar debidamente los alimentos  a manera de medicina preventiva natural, pues el peor enemigo de la buena nutrición  es  la vulgar expresión: “no me gusta”, denotativa de insuficiente cultura en la materia. (TVY)(Actualizado en 17/09/11).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada