AVISO IMPORTANTE


A partir del día 14 de junio de 2015, domingo, este blog dejará de ser actualizado como se ha venido haciendo hasta la fecha. La primera idea fue la de cerrar el blog, pero el deseo que que cuanto aquí se ha publicado pueda seguir siendo útil en el futuro, nos hace que mantengamos abierto el blog. Si tuviera alguna duda o quisiera hacer algún comentario, no tema hacerlo: seguiremos publicando cuantos comentarios se hagan y seguiremos contestando a las dudas que puedan surgir.
Gracias y hasta siempre.
Andrés Guerrero Serrano
-Homeópata-

martes, 13 de septiembre de 2011

Un botiquín en la cocina

(Extraído de LNE.es)

 

Las especias tienen aceites esenciales que dan sabor a los alimentos y los preservan de problemas de contaminación, pero también abren el apetito y mejoran la digestión

POR CAROLINA G. MENÉNDEZ

Las especias, esas plantas aromáticas presentes en mayor o menor medida en todas las cocinas del mundo, poseen aceites esenciales o esencias que, además de dar sabor y olor a los alimentos, los preserva de problemas de contaminación y podredumbre. Otra de las características comunes de estos condimentos que transforman el gusto de cualquier receta por sencilla que sea es su efecto estimulador del apetito. También ayudan a mejorar las digestiones ya que estimulan las secreciones digestivas, destaca el doctor Ignacio Bachiller Rodríguez, especialista en medicina naturista, fitoterapia, homeopatía, nutrición y dietética.
Precisamente por su efecto antiinfeccioso -peculiaridad que le viene dada por la presencia de los aceites esenciales-, muchas han sido utilizadas a lo largo del tiempo para limpiar heridas, úlceras y llagas. En este sentido, Bachiller apunta: «Cuando queremos emplear estas plantas como medicinales, es importante aumentar su cantidad».
A continuación, el doctor Bachiller destaca las particularidades de algunas de las especias más comunes en los hogares españoles.
- Albahaca. Tomar una infusión ayuda a hacer mejor la digestión, y en forma de gargarismos se utiliza para curar la faringitis ya que actúa como antiinflamatorio y antiséptico. De la misma forma, se usa para tratar inflamaciones de la piel y acnés.
- Azafrán. Reduce la incidencia de enfermedades cardiovasculares ya que ayuda a disminuir los niveles de colesterol y la arteriosclerosis. Es también antioxidante, hepatoprotector (protector del hígado) y mejora la oxigenación de la sangre. Recientemente se han publicado estudios que le atribuyen un efecto antidepresivo.
- Canela. Tradicionalmente se ha empleado como afrodisiaco, aunque desde el punto de vista medicinal sirve para tratar trastornos digestivos y genitales (amenorrea y dismenorrea). También es útil en personas diabéticas.
- Clavo. Posee un efecto anestésico sobre las mucosas, por lo que es muy útil para aliviar los dolores dentarios. Para ello se coloca un clavo en la zona del dolor y se masca para que al romperse salga la esencia que calma las molestias. Pero también ayuda a frenar las infecciones.
- Comino. Facilita la expulsión de gases (carminativo) y puede utilizarse en caso de cólicos o dolores de vientre y como estimulante de la secreción láctea en la mujer.
- Jengibre. Útil para prevenir los vómitos y evitar los mareos.
- Laurel. Tradicionalmente se ha utilizado para facilitar la digestión, como antiespasmódico en cólicos y como expectorante cuando se tienen catarros. Externamente y en aplicaciones tópicas se utilizó para combatir los piojos, lavar las lesiones de la psoriasis y facilitar la limpieza de las heridas.
- Mostaza. En aplicación externa y mezclada con harina tiene un efecto rubefaciente (hace que fluya la sangre hacia la zona donde se aplica), beneficioso, por tanto, para los dolores óseos y musculares.
- Perejil. Tanto esta planta como el apio son diuréticos; es decir, propician la eliminación de líquidos. También es estimulante de la musculatura uterina y, aunque parezca un contrasentido, antiespasmódico, por lo que puede ser útil en las dismenorreas (menstruaciones dolorosas). En dosis altas se ha empleado como abortivo, aspecto que las mujeres embarazadas deben tener en cuenta ya que les podría provocar algún problema.
- Pimentón. Tiene propiedades digestivas y efectos tónicos, estimulantes y cardiovasculares. Por su contenido en capsicina es rubefaciente, por lo que ayuda a mitigar los dolores de la artrosis (no de las artritis o inflamaciones) cuando se aplica de forma local.
- Pimienta negra. Además de sus propiedades digestivas, tiene un uso externo para aliviar dolores musculares y articulares. Popularmente se han empleado cataplasmas para mejorar las bronquitis.
- Romero. Principalmente tiene un efecto digestivo ya que estimula la secreción biliar y protege el hígado de agentes tóxicos. Igualmente, es estimulante. De hecho, cuando comenzó a comercializarse el ginseng, debido a su elevado precio, el consumidor utilizaba como sustituto recibiendo así el sobrenombre de ginseng de los pobres. Aplicado externamente en un macerado con alcohol, se utiliza para aliviar dolores reumáticos y musculares y como estimulante circulatorio.
- Orégano. Además de sus propiedades digestivas, es carminativo; es decir, facilita la expulsión de gases, y antiespasmódico, útil cuando se tienen cólicos y dolores de vientre. Por otra parte, es expectorante y antiséptico. En otros tiempos se tomaban requemados de leche, orégano y miel, entre otras combinaciones, para aliviar los catarros. Para estos casos, el tomillo ofrece un efecto similar al del orégano. Como curiosidad, señalar que estas dos plantas, así como la manzanilla y la cola de caballo, se han empleado también para tratar las infecciones urinarias de la mujer. El procedimiento que se seguía era el siguiente: se sumergía la planta en una olla con agua hirviendo que se depositaba en el suelo; sobre ella se situaba la mujer con las piernas abiertas y la falda tapando el recipiente. De esta manera, los vapores hacían su efecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada