AVISO IMPORTANTE


A partir del día 14 de junio de 2015, domingo, este blog dejará de ser actualizado como se ha venido haciendo hasta la fecha. La primera idea fue la de cerrar el blog, pero el deseo que que cuanto aquí se ha publicado pueda seguir siendo útil en el futuro, nos hace que mantengamos abierto el blog. Si tuviera alguna duda o quisiera hacer algún comentario, no tema hacerlo: seguiremos publicando cuantos comentarios se hagan y seguiremos contestando a las dudas que puedan surgir.
Gracias y hasta siempre.
Andrés Guerrero Serrano
-Homeópata-

viernes, 2 de septiembre de 2011

LA VERDAD SOBRE EL COLESTEROL Y LAS GRASAS SATURADAS: SON BUENOS PARA LA SALUD

(Extraído de Naturopatia y salud. blogspot)

Es ya un prejuicio común que todo el mundo diga que las grasas saturadas y el colesterol son malos para la salud.

Cuando alguien nos comenta que está siguiendo un régimen de alimentación "sano" lo primero que dicen es que no consumen grasas animales ni mantequilla y que por el contrario consumen "saludables" aceites vegetales y margarina.

Hoy vamos a constatar como la humanidad se equivocó, muy convenientemente para algunas industrias, y de qué manera esta equivocación a cobrado millones de vidas.

A partir de la publicación de un trabajo sobre la relación entre el consumo de las grasas saturadas y las enfermedades coronarias en 1953 por el Dr. Ancel Keys se culpó al colesterol y a las grasas saturadas de ser los responsables de estas dolencias. Comenzó la publicidad en contra de la grasa de las carnes animales, la mantequilla, el coco, el chocolate, etc. y se comenzó a promover el uso de los aceites refinados de semillas como el maíz, la canola y otros.

Es ahora que se viene a saber que el Dr. Keys manipuló sus datos para presentar tan sólo los que eran convenientes a su creencia sobre las grasas saturadas. El basó su teoría en los datos de seis países e ignoró, muy convenientemente, la información de otros 16 países que demostraban lo contrario. Si él hubiera tomado los datos de otra manera, hubiera encontrado que un aumento en la ingestión de grasas saturadas en realidad disminuye el número de muertes debidas a las enfermedades coronarias.

Mas aún, recientemente se encontró que en realidad el consumo de margarina, aceites vegetales refinados y grasas vegetales parcialmente hidrogenadas son los verdaderos villanos, causando muchísimos mas problemas que los que nunca causaron las grasas saturadas.

Sin embargo, el daño está hecho y va a ser difícil hacerle entender a la gente que en realidad deben comen como sus abuelos y no como les recomiendan los organismos de salud pública.

La verdad que debemos difundir por los cuatro costados de nuestro planeta es que si sustituimos el consumo de grasas saturadas por un consumo elevado de carbohidratos, especialmente los refinados (léase azúcar y harinas blancas) lo que estamos haciendo es exacerbar la resistencia a la insulina y la obesidad. Con este régimen dietético estaríamos aumentando los triglicéridos y los LDL (el llamado colesterol "malo") justamente lo que necesitamos para enfermarnos.

Hay que olvidarse de las pirámides nutricionales que nos han impuesto durante años, en las cuales la base de nuestra alimentación deberían ser los carbohidratos (panes, harinas, arroz, todo tipo de cereales, etc.). Este tipo de recomendación ha enviado a la tumba a muchas personas que creían estar comiendo "sano".

Hay que basar la alimentación en el consumo de vegetales y frutas de bajo índice glicémico (es decir, que tengan menor tendencia a subir el azúcar en la sangre) y de carnes y grasas de origen natural. Consumir los carbohidratos preferentemente en su forma integral y en porciones pequeñas. Si siguiéramos estas recomendaciones, en primer lugar adelgazaríamos sin hacer dietas de hambre y nuestra salud cardiovascular mejoraría inevitablemente.

Ya lo dije en otra entrada anterior, señores:

SON LOS CARBOHIDRATOS, NO LAS GRASAS, LOS CULPABLES DE LA EPIDEMIA DE OBESIDAD Y ENFERMEDADES CARDÍACAS.

Eso sí, no olviden que las grasas verdaderamente malas son las "TRANS". Las que se consiguen en las frituras, las margarinas y mayonesas industriales y en prácticamente todos los alimentos procesados industrialmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada